jueves, 12 de marzo de 2009

Verdades a medias

Hola que tal damas y caballer@s(¿?), me presento, soy BlackRose. Seguramente ya me habreis visto escribir por el cbox que parece el diario de mi vida por que escribo testamentos las 24 horas del día... pero que se le va a hacer es lo que tiene este blog que parece una droga... fantástica droga y sin riesgos (excepto el de volverte una perver total) :)


Hace poquito me secuestraron y me torturaron, obligándome a formar parte de este equipo, jajaja es broma, he de agredecer a estas chicas que son un encanto, que me hayan permitido formar parte de este staff, y espero que pueda aportar trabajos tan buenos como los que ellas publican aquí.


Y para empezar aquí os traigo un fic de una gran autora, que ahora mismo quizás no sepais quién es pero más adelante os diré qué fic es el que la reconoce. He de decir que esta historia va sobre el grupo de música t.A.T.u. esas dos bellas cantantes llamadas Julia Volkova y Lena Katina, aunque en esta historia de cantantes nada ya lo vereis... jujuju

Sin más que decir os dejo este gran fic que a mi parecer es fantástico, creado por Alejandra. Saludos a tod@s. Un beso!




VERDADES A MEDIAS

Por Alejandra

Las palabras de su amiga rondaban su cabeza una y otra vez mientras manejaba su auto último modelo “¡si tantas ganas tienes ve con una prostituta pero ponte a trabajar ya!” se lo dijo en broma pero talvez no era tan mala idea...

Da la vuelta en la zona roja de la cuidad, la gente la llamaba “la pequeña Las Vegas”, todo lo que pasaba ahí, ahí se quedaba. Siguió por las calles extrañamente limpias, nunca antes estuvo ahí pero siempre se lo imaginó sucias y llenas de ratas, la realidad era lo contrario, sigue conduciendo hasta llegar a una calle llena de mujeres con atuendos provocativos que a ella le parecieron mas bien vulgares, siguió su camino, no se animaba a detenerse, ninguna le convencía, estaba a punto de volver a casa con gesto indiferente pero una rubia llamó su atención, su ropa dejaba mostrar parte de su cuerpo, ella no le pareció vulgar, platicaba con otra mujer joven, talvez demasiado joven para estar ahí, se acerca a la acera, ambas mujeres voltean a verla, la mujer joven de cabello castaño se acerca sonriendo dejando a la rubia atrás.

-Hola, que hace una chica linda como tú por este rumbo, puedo ayudarte?- le dijo amigablemente.
-Ho... hola....
-¿Puedo ayudarte hermosura?
-Eh... si... yo quisiera hablar con tu amiga... la rubia...
-Mm...- dijo la castaña frunciendo el ceño- ¡Yulia!- le dijo volteando a ver a la rubia- te buscan.
La rubia se acercó hasta la ventanilla del auto mientras la castaña se alejaba.
-Hola, ¿me buscabas?- le dijo recargándose en el marco de la ventanilla.
-Hola.... ¿quieres dar un paseo?- le preguntó un tanto nerviosa.
-Claro...- dijo rodeando el auto y subiéndose en el lugar del copiloto.
Ambas subieron y el auto arranco.
-... Soy Yulia- dijo después de unos momentos de silencio.
-Lo sé, tu amiga lo dijo...
-Ok...- dijo volteando a la ventana.
-Discúlpame, soy Lena- dijo extendiendo la mano- Yulia la saludó.
-¿Y a donde vamos?- preguntó la rubia.
-No lo sé bien, a ver a donde nos lleva la tarde- dijo sonriendo.
Llegaron en silencio al departamento de Lena, en la zona de lujo de la cuidad.
-Bajemos- le dijo a la rubia.


Ambas chicas bajaron y entraron directo al elevador, Lena veía en ratos a Yulia, le parecía muy linda, mientras Yulia descaradamente veía las curvas detrás del traje de ejecutiva, el cual dejaba ver sus bien formadas piernas y el cabello recogido de una manera seria, dejando ver solo el color rojo, las manos pecosas y blancas con las uñas perfectamente bien cuidadas, un discreto pero costoso reloj estaba en su muñeca, no llevaba joyas pero con ese reloj daba a conocer el buen gusto y todo lo que podía comprar, se veía que la mujer tenía dinero, Yulia no entendía porque recurrir a ella pero eso no le importaba.

El ascensor se detuvo en el piso 22 y Lena salió seguida de Yulia, entraron rápido a su departamento, Lena dejó su bolsa en una mesa junto con las llaves, Yulia hizo lo mismo y la siguió.

-¿Quieres tomar algo?- le dijo deteniéndose
-Pues... agua por favor

La pelirroja se suelta el cabello y va por el agua, al volver se la da y se sienta en un sillón con una copa de coñac, Yulia toma un poco de agua y ve a la pelirroja sentada con las piernas cruzadas viéndola, se acerca a ella.

-Entonces... ¿qué quieres esta tarde?- le dijo hincándose frente a ella tocándole las piernas.

Lena se estremeció y de una manera inconsciente separo las piernas, la rubia empezaba a tocar los muslos blancos cuando unas manos pecosas la detuvieron.

-Espera... quiero hablar contigo... siéntate por favor.

La rubia no muy convencida se levantó y se sentó a un lado de ella, Lena volvió a cruzar las piernas y siguió bebiendo de su copa.

-Dime Yulia... ¿por qué aceptaste venir conmigo?
-¿A qué te refieres?... ¿debí decir que no?
-Me refiero a que soy mujer, tú eres mujer, ¿por qué aceptaste venir conmigo?
-Es... ¿qué pasa? ¿Quieres que me vaya?
-No, ¿sabes quien soy?
-No...- dijo la rubia viéndola con más atención tratando de recordarla.
-Bien, ¿eres lesbiana Yulia?

La rubia estaba incomodándose con la platica pero sabía que clientes como ella son dinero fácil, no quieren sexo, solo hablan por una hora o poco menos y después la dejan donde la recogieron, pagándole como si hubiera hecho algo más, en parte por eso Yulia salía en las tardes, para evitar a gente ebria, algunos de los y las que la buscaban solo querían hablar.

-Pues... sí....
-Entiendo- dijo terminando su copa- ¿y siempre estás ahí? ¿En la misma calle?
-Si... bueno no siempre, pero la mayoría de las veces.
-Bien, te busco de nuevo en una semana te parece, a la misma hora que hoy- dijo poniéndose de pie.
-¿Eso es todo?- le preguntó confundida la rubia poniéndose de pie también.
-Por hoy si, te llevo de regreso, vamos- dijo caminando hacia la salida, Yulia la siguió.

Al llegar Lena le pagó a Yulia como si hubiera hecho algo más y la rubia volvió feliz, ella sería una cliente segura, de esas que solo hablan, raras veces la tocan, volvió a contarle a su amiga María, una inmigrante latina que se quedó varada en Rusia después de la muerte de su hermano y se quedara con la enorme y casi impagable cuenta del hospital, sin papeles ni nada más que una
deuda muy grande.



= = = = =



Lena llegaba a su trabajo, su amiga Alex ya la esperaba en el la lujosa oficina.

-Vaya, hasta que llegas...
-Buenos días Alex...
-Buenos días Lena, ¿por qué hasta ahora?
-Porque soy la dueña y puedo llegar a la hora que quiera, ¿pasa algo?
-No, todo está en orden, solo te fastidio.
-Haces muy bien tu trabajo....
-Gracias, no por nada soy la vicepresidenta.
-No, hablo de fastidiarme, lo haces muy bien...
Alex sonrió.
-Bueno, me iré a trabajar...
-Alex.... ¿recuerdas lo que me dijiste ayer?
-¿Respecto a qué?- dijo la chica de ojos grises mientras se sentaba en la sala de la oficina seguida por Lena.
-Pues....
-Vamos Lena, hemos sido amigas 13 años, podrías tenerme un poco de confianza- dijo en una pose seria, sabía que Lena hablaba en serio.
-Ayer fui a la pequeña Las Vegas...
-¿Cómo?- le preguntó pensando que escuchó mal.
-Ayer... saliendo de aquí fui a la pequeña Las Vegas.
-¿Buscaste a una mujer? Espera... tuviste se...
-No, solo hablé con ella un poco- dijo Lena cruzando las piernas.
-Lena, por qué no buscas a alguien aquí... o sea no aquí en el trabajo pero...
La pelirroja seguía cruzada de piernas viendo a su amiga con la mirada interrogante.
-Mírate Lena, no estás consciente de tu figura, vete en un espejo, ve estas piernas- dijo tomando los muslos con las manos- ve tu rostro, eres una mujer hermosa, no tienes que recurrir a eso para satisfacer tus necesidades.
-Alex... en primera no satisfago mis necesidades con ella ¿ok? Solo hablamos un poco, en segunda- dijo tomando las manos de su amiga, la cuales aún estaban en sus piernas- deja de hacer eso, si mi secretaria entra y te ve haciéndome eso va a pensar que quieres violarme y en tercera, Yulia es linda.
-Yulia ¿eh? Mm bueno, no voy a decirte que hacer lo sabes, pero ten cuidado, no te enamores de ella.
-Claro...- le dijo Lena levantándose, la plática había terminado, ambas volvían al trabajo.

Alex era amiga de Lena desde la escuela, si bien venía de unas de las familias más adineradas de Rusia y no necesitaba trabajar pero realmente le gustaba hacerlo y era buena, el hecho de que tuviera ese puesto en la empresa de Lena no era porque fueran amigas, se lo había ganado, ella era la única que sabía las preferencias de Lena, a Alex no le importó eso, ella era un alma libre, ni Lena estaba segura de sus preferencias, siempre sería un enigma talvez pero siempre en cualquier ocasión había respeto y eso a la pelirroja le encantaba.

Lena por su parte venía de una familia de empresarios, era la mayor seguida de su hermano Sergey, el cual no trabajaba mucho ni sabía de negocios, más bien solo vivía de lo que su familia tenía, siempre estaba de viaje, cosa que le convenía a Lena, ella manejaba la empresa a su antojo sin dar cuentas a nadie, sabía hacerlo bien... pero tanta responsabilidad y poder tenía sus puntos malos, Lena era lesbiana, desde siempre lo supo pero nunca pudo llevar una relación libre, ella era la cara de la empresa ante el mundo, solo se dejaba ver como la soltera cotizada, pensó en nunca necesitar a nadie pero se equivocó, tantos años de soledad terminaron por vencerla y ahora no sabía que hacer con eso que sentía, Alex le aconsejaba que se consiguiera una novia o algo así pero Lena no podía hacerlo, al menos no mientras no encontrara a la mujer indicada, sabía que no llegaría a tocar a su puerta, solo esperaba que su mente se calmara un poco como siempre que tenía esos pensamientos de soledad.



= = = = =



Yulia despierta en su departamento, no era grande ni lujoso pero era acogedor, estaba lejos de la pequeña Las Vegas, no quería nada que tuviera que ver con su trabajo en casa, llevaba una relación cordial con los vecinos, ellos no sabían mucho de ella, por no decir que nada, la veían salir en la tarde y no sabían a que hora volvía, pero era una vecina ejemplar, siempre pagaba a tiempo, estaba al pendiente de todo y siempre estaba lista a ayudar a quien se lo pidiera, la gente tenía una sospecha de qué hacía pero nunca decían nada, no querían hacerla sentir mal.

La rubia se levanta y se prepara un café con una bata puesta, se detiene viendo sus fotos, sonríe, le gusta ver su antigua vida, antes de eso que hacía hoy, suspira y vuelve a la cocina, lo único bueno del día anterior fue esa pelirroja, sonrió de nuevo y terminó su café, tenía un día largo que apenas comenzaba.

La semana pasó sin más complicación Lena perdida en su mundo de trabajo y Yulia lidiando con algunos clientes, el día que sabía que Lena la buscaría no aceptó a nadie, no quería que Lena llegara y no la encontrara.

-Yulia, ahí viene la pelirroja- le dijo María al ver el auto de lejos ir directamente hacia ellas.
-Ah si cumple sus promesas- le dijo Yulia sonriendo.
-Así parece.
El auto se detuvo y Yulia solo subió, después una mano salió del lado de conductor saludando a María.
-¡Hola pelirroja!- gritó María con un saludo mientras el auto arrancaba.
-Hola Yulia- le dijo Lena sonriendo.
-Hola Lena, que tal el trabajo?
-Bien, ya sabes... ¿el tuyo?- le preguntó mientras daba vuelta para salir de esa sección de la ciudad.
-Bien... ¿iremos de nuevo a tu departamento?
-Sí.



= = = = = =



Habían pasado 3 meses, Lena había buscado a Yulia todos los viernes y se iban a su departamento a platicar, la rubia no se portaba provocativa con Lena, solo hablaban de sus vidas, por obvias razones no hablaban de cosas muy personales, eran conocidas, casi amigas pero aún no lo eran del todo, Yulia pasaba cada vez más tiempo con Lena, quien a pesar de tener a Alex con ella necesitaba a alguien más con quien hablar y Yulia sabía escuchar.

-...entonces le dije, María, eso era un hombre.
Lena soltó una carcajada ante el clímax de la historia de Yulia, siempre tenía cosas extrañas y graciosas para contar, se divertía mucho con ella.
-Ya imagino su cara, debió haber sido gracioso- dijo la pelirroja entre risas aún limpiándose las lágrimas que las carcajadas le había provocado, después suspiró y encendió un cigarrillo y empezó a fumar- bueno, supongo que ya es hora de que vuelvas, es algo tarde- dijo viendo su reloj de pulsera.
-¿Qué hora es?- dijo Yulia mientras se ponía de pie.
-Las 10.15
-¿Tan tarde? Debí estar como dos horas aquí... bueno no importa, mi departamento no queda tan lejos, hasta mañana Lena.
-Yulia...

-¿Sí?- dijo deteniéndose.
-... No te he ... pagado aún.
-Ah si, no te preocupes, ésta corre por mi cuenta, gracias por el buen rato, adiós.
-Adiós...

Yulia salió del departamento de Lena, antes lo veía normal pero conforme fue avanzando su relación empezaba a preocuparse por la rubia, sabía que su trabajo era peligroso en más de un aspecto y aunque nunca hablaban de eso sabía que ella no era la única persona que buscaba a Yulia, por alguna razón esa idea empezaba a molestarle, sacudió la cabeza y caminó al balcón y vio a Yulia subir a un taxi, después volvió y se sentó en el sillón con una copa de coñac...


= = = = =

-Entonces… ¿Yulia ha ido a tu departamento todos los días este último mes?- le preguntó Alex sentada en el sillón de la oficina.
-Sí, no todos los días pero sí.
-Y le pagas por hablar…
-…Sí… deja de verme así ¿quieres?
-¿De qué otra manera quieres que te vea Lena? Le pagas por algo que no hace...
Lena suspiró.
-Mira, sé que el dinero no se te va a terminar pero, podrías no sé invitarla a cenar o algo así, hazte amiga de ella ya que se ve no tienes ganas de algo más.
-No es eso Alex, mira…

La puerta de la oficina se abrió sin anunciar a la persona, nadie en la empresa hacía eso más que Alex, y el hecho de que alguien lo hiciera sorprendió a ambas.
-¡Hola!- dijo un chico un poco más joven que Lena pero más alto que ella, cabello rojizo, casi castaño y ojos verdes, las chicas se levantaron del sillón.
-Sergey…- dijeron ambas y después voltearon a verse.
-Que pasa Lena, ¿no te da gusto ver a tu hermano menor?-dijo acercándose a ellas-Alexandra… pensé que ya te habían despedido.
-Ya quisieras…- le dijo Alex volteando a ver a Lena, ambos se odiaban, a Alex le molestaba el hecho de que fuera un vago sin oficio ni beneficio y que hiciera casi su voluntad en la casa de los padres de Lena hasta que se iba evadiendo el castigo de su padre y el la odiaba porque era la única fuera de su familia que le decía que era un inútil.
-Por favor, ¿no empiecen ahora quieren? – dijo Lena interviniendo antes de que empezara una batalla como las que ya conocía- Sergey, ¿qué haces aquí? Pensé que estabas de viaje.
-Estaba, decidí pasar un rato por la casa, te traje recuerdos de los lugares donde estuve hermanita.
Alex giró los ojos y soltó una pequeña risa de burla.
-¿Qué haces aquí? ¿Que no se supone que tienes que trabajar o algo? ¡Vete!- dijo Sergey haciendo sonar los dedos, Alex lo vio fijamente, después se cruzó con la mirada suplicante de Lena, no quería una pelea, Alex solo dio media vuelta y se alejó de ahí.
-Sergey…-dijo Alex antes de salir de la oficina- también te traje algo de mi último viaje, lo vi y pensé en ti…
Sergey volteó a verla con curiosidad.
-Ah mira, aquí lo tengo, que casualidad- dijo metiendo la mano a la bolsa de su saco- esto es para tí con todo mi cariño- dijo sacado la mano vacía y mostrándole el dedo medio- patán…- dijo lo suficientemente alto para que la escuchara y salió de ahí riéndose.
-¡Ah! ¿¡Pero que…!? ¿Quién demonios se cree esa?
-Sergey ya basta- dijo Lena tratando de no reírse- déjala en paz por favor, mejor siéntate y dime que te trae por aquí.
-Bueno, he pasado mucho tiempo fuera de casa y decidí venir a ayudarte con la empresa.
-Mm… no necesito ayuda Sergey, pero me alegra que hayas vuelto, ya que estás aquí porque no vas a hablar con el proveedor de…
-¡Lena! Llegué cansado del viaje, iré a descansar, te veo mañana hermanita- dijo levantándose y besándola en la mejilla, al salir Lena suspiró y después se rió, sabía que Sergey no iba a hacer nada ahí más que fastidiar a la gente, en especial a Alex, no era de gran ayuda pero tampoco podía correrlo, era su hermano a fin de cuentas, cuando estuviera ahí podría mandarlo a citas inexistentes como esa que inventó del proveedor, sabía que se iría con cualquier pretexto con tal de no hacer nada, pero no siempre funcionaría, Lena esperaba que se aburriera pronto y decidiera viajar otra vez.
-Lena, sabes que te quiero mucho pero, Sergey es… bueno, ya sabes…
-Lo sé Alex, se aburrirá pronto, tranquila- dijo mientras se sentaban en la mesa designada para ellas en un restaurant cercano a la empresa, normalmente comían juntas.
-Y ahora que tu adoración esta aquí, ¿cómo le harás con Yulia? No puedes buscarla tan libremente como hasta ahora, tu hermano es un vago y de seguro conoce gente allá.
-Eso estaba pensando, iré este viernes y le explicaré la situación, aún no lo resuelvo pero ya se me ocurrirá algo- dijo le pelirroja volteando a ver el menú.

Continuará...


Aquí os dejo unas fotitos de ellas por si alguien no lo sabe (aunque lo dudo ¬¬). Además lo que llevan puesto les queda que ni pintado con el fic :P







La autora me ha pedido opiniones sobre su fic, así que agradecería que comentarais, además si veo que a la gente le interesa publicaré sus otros fics, cada uno mejor que el anterior :) En fin, nos vemos!! ;)

10 comentarios:

  1. excelente blacky, excelente publicación y de verdad muchas gracias a Alejandra por haberte concedido el permiso para este fic q sin duda es uno de mis favoritos (lo lei todo en un solo día a riesgo de tener problemas de visión mas tarde) jajajajajaajja.
    Gracias Blacky, x traerlo.

    ResponderEliminar
  2. Verdades a medias!!!!! Amo este fanfic *corriendo y agitando los brazos* esta ha sido una grata sorpresa ^^ mil gracias a Alejandra por dar su permiso y a Blacky por publicarlo.

    ResponderEliminar
  3. wow! seee, genial blacky!!! y a Alejandra tb las gracias ^^ Besillos.

    ResponderEliminar
  4. Es un gran fic. Eres una escritora EXCELENTE. Besitos ^^

    ResponderEliminar
  5. Alejandra...excelente historia, como siempre...decirte todo lo que pienso de ellas sonaría a una declaración...(aunq eso no me molestaría)...imagino que eres como tus historias...(sería fascinante conocerte en persona....),simplemente me encantan...tu y tus historias...

    Blackrose, felicitaciones...tienes tan buen gusto como yo...al elegir a esta enigmática chica escritora...

    Rachel

    ResponderEliminar
  6. Como siempre me he quedado con la boca abierta, gracias por compartirlo con este pequeño blog, ojala nos cedas más trabajos

    ResponderEliminar
  7. muy buen fic me encanta como escribe alejandra es muy buena esta es la 3ra ves q lo leo y no me deja de encantar muy bueno te felicito

    felizidades a alejandra por tan buena historia y por dejar q blackrose lo publique

    {(angie)}

    ResponderEliminar
  8. ah q xvr jaja yulia de prosti ajaj peor no cualkiera jaja una de level ejej muy bueno kiero ver como sigue, buen fic, Alejandra s lo maximo es el 3er fic q eo de ella y m gusta muxo
    saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Alejandra me encantan tus fic, este es el ultimo que leo pero son muy buenos, ademas que me gusta como muestras la historia, la forma de escribirla todo, muy buen trabajo n_n

    ResponderEliminar
  10. está increíble perfecta......!!!!!!!!!! <3

    ResponderEliminar

Agradecemos y nos hace feliz que te animes a comentar, por favor al manifestar tu opinión recuerda hacerlo con tolerancia, recordando que no todos pensamos igual. Las críticas deben ser constructivas, siempre en un marco de respeto.

Las administradoras del blog se reservan el derecho de borrar cualquier comentario que resulte ofensivo.

Al comentar recuerda que estás mejorando tu cutis y reafirmando tus glúteos ^^