sábado, 31 de enero de 2009

maka-maka capitulo 4

Buenos dias visitantes hoy tengo el placer de traer un nuevo capitulo de maka-maka, este es concretamente mi favorito, versa sobre una fecha que está muy próxima SAN VALENTIN.

Id preparando algo bonito para aquell@s que os tienen robado el corazón, comienza la cuenta atrás!!!

Advertencia: Debido a la gran carga de erotismo presente en este material, rogamos que sólo sea visto por personas mayores de edad y sin complejos de ningún tipo. Por la misma razon las imágenes tienen un tamaño mucho menor, para verlas en detalle, debes hacer clic sobre la misma.



























viernes, 30 de enero de 2009

Reiniciando la vida - Capítulo 2

Hola Chic@s! aquí seguimos, ahí les dejo otra dosis de esta historia que de seguro les pondrá a comerse las uñas. Recuerden que pueden visitar el blog de su autora haciendo clic en su nombre. Además, no olviden dejar sus comentarios en la entrada.

Que tengan un lindo día!

Autora: Eli

Capitulo 2: La batalla de bandas

Olvidé mencionar un detalle, ella era norteamericana, estaba de intercambio en el mismo país que yo. Así es, también yo venía de intercambio, soy japonesa. El país en cuestión: España, lo cual explica el idioma en el que escribo.

- Bonito nombre...- le dije lanzándole una media sonrisa con la que había conquistado antes a dos ex novias -: escucha... hoy en la noche iba a salir con alguien, pero ha cancelado la cita, íbamos a ver la guerra de bandas en el teatro de la esquina. Quizás te gustaría venir conmigo.
- ¡Wow! ¿tienes entradas?- preguntó con incredulidad. Asentí con la cabeza -: me encantaría.
- Genial – dije, entonces tomé un lápiz que ella tenía en su mano y le escribí mi número de teléfono en una de las hojas que ordenaba. Después sin decir nada más, le puse el lápiz en la mano otra vez y salí del aula.


Toda la tarde estuve esperando que me llamara y lo hizo a eso de las seis y media.
- Hola, ¿Katsumi? –dijo la voz al otro lado del teléfono.
- Si, Eileen, soy yo. – dije reconociendo su voz de inmediato.
- Oye, ¿Dónde nos vemos para ir a la batalla de bandas?
- ¿Te parece si nos vemos allá? Podría esperarte en la puerta del teatro a las nueve en punto.
- Suena perfecto – dijo evidentemente emocionada -: te veo a las nueve entonces.
- Genial – dije y corté el teléfono

Después de la conversación me acosté en mi cama y mirando el techo me puse a pensar en lo increíble que acababa de pasar. Hasta el día anterior yo miraba a Eileen como algo imposible, inalcanzable incluso como amiga, pero todo había cambiado, ahora ella quería salir conmigo a un concierto y eso que sólo nos habíamos conocido unas pocas horas antes. En ese momento todo me pareció posible.

A las ocho y media salí de mi casa con mi motocicleta camino al teatro donde me encontraría con Eileen.

(Me encanta la adrenalina de andar por las calles de Madrid a 150 Km/h por entre los automóviles, a pesar de que ya había tenido un accidente en mi país, Japón: había estado cerca de quedar parapléjica, pero me recuperé y ni siquiera eso me detiene ahora).
Poco rato después, ya estaba sentada en la motocicleta, estacionada en la acera fuera del teatro, mirando a uno y otro lado buscando a mi acompañante. A las nueve en punto ella llegó caminando desde la acera derecha del teatro.

- Hola – le dije cuando estuvo cerca, estaba a punto de pasar de largo sin verme. Ella se volvió hacia mi y me miró extrañada. Sólo entonces me di cuenta que aún llevaba puesto el casco de la motocicleta; me lo quité y volví a decir -: hola.
- No te había reconocido, - dijo sonriendo aliviada de que fuera yo la persona bajo el casco.
Me desmonté de la moto y aseguré el casco en el asiento trasero, me aseguré que las llaves no estuviesen puestas y le dije a Eileen:
- Vamos adentro, la batalla tiene que estar por comenzar. – ella asintió y comenzó a caminar hacia la entrada del teatro, yo me demoré un par de segundos detrás de ella para admirar la forma en que iba vestida, jeans negros ajustados, chaqueta gris perla y un top ceñido que le quedaba estupendamente. Vestía de forma sencilla, pero aún así se veía preciosa.

Caminé rápido hasta alcanzarla y llegamos a la entrada, donde un joven bastante aburrido cortaba las entradas. Le pasé los dos tickets y dejé que Eileen pasara antes que yo, seguimos caminando hasta la sala donde había espacio por lo menos para unas quinientas personas sentadas.

Llegamos hasta un par de butacas vacías en la mitad de la sala y nos sentamos conversando animadamente sobre las dos bandas que se presentarían. Yo era fanática de una de las bandas, pero ella gustaba más de la banda contraria, así es que terminamos haciendo una apuesta, el premio: una cena, la que perdiera pagaría una cena en el lugar que la otra escogiera.

Por supuesto a mi no me importaba perder ni ganar, pues de todas formas me aseguraría una segunda velada con esa mujer maravillosa.

Entonces se apagaron las luces y comenzó la batalla. Salieron las dos bandas al escenario y se saludaron cortésmente entre ellos; un presentador salió también al escenario y leyó las reglas del concurso. Hicieron un sorteo entre los líderes de cada banda con una moneda; la banda que me gustaba ganó y decidió dejar que comenzara tocando la otra banda. La definición final sería por aplausos del público.

- Van a dejar lo mejor para el final – le dije a Eileen al oído. Ella sonrío:
- Tu banda no podrá hacer nada contra el éxito que va a tener mi banda – replicó con una sonrisa muy bella en su rostro.

En ese momento comenzó a tocar la banda. A decir verdad no recuerdo mucho del concierto, estaba demasiado ocupada viendo a mi acompañante; lo que si recuerdo es que al final, cuando ambas ya habían tocado, se hizo la definición por aplausos y ganó la banda de ella, así es que quedé debiéndole una cena.

Todos los asistentes comenzaron a salir del teatro ruidosamente, comentando lo bien que habían tocado las dos bandas. Eileen y yo esperamos a que se desocupara un poco el teatro para poder salir con más calma. Íbamos conversando tranquilas sobre la clase de la tarde, me asombró la facilidad con la que había comprendido todas las explicaciones del profesor.

Cuando llegamos a mi motocicleta nos quedamos en silencio, frente a frente. Yo para disipar el nerviosismo de tener a mi pretendida tan cerca, saqué el casco del asiento de la moto y jugué un poco con él. El silencio entre nosotras no era incómodo, era más bien algo muy íntimo. Sentí en ese momento que conocía a Eileen de toda la vida.

“No te apresures” me dije a mi misma, “ puedes arruinar todo lo que has avanzado en un solo segundo”.

Por lo general me considero una buena conquistadora, sé como acercarme a la persona que pretendo para conseguir lo que quiero. No existía nadie que me hubiera negado un beso hasta ese momento, por lo menos de parte de personas que no me importaban mucho. Porque has de saber, tu lector (a), que a las personas que he amado no las he conquistado como simples presas momentáneas, me he dedicado a conocerlas y darme a conocer para así ser feliz.

Siendo consecuente con lo anterior, rompí el silencio entre nosotras:
- ¿Me dejarías llevarte a tu casa? – pregunté haciendo notar en mi voz el acento japonés que sólo aparecía cuando estaba muy nerviosa.
- ¿Harías eso por mí? – respondió con otra pregunta mirándome a los ojos.
- Sólo si no te molesta correr a 150 Km/h- le dije ofreciéndole el casco. Eileen lo tomó aceptando mi ofrecimiento. Me indicó entonces donde vivía; nos subimos a la motocicleta (ella rodeó mi cintura con sus brazos) y partimos a toda velocidad a su casa.

Quince minutos después me detuve en la puerta del edificio donde ella tenía su departamento.

Ella se bajó de la motocicleta y se quitó el casco devolviéndomelo. Estaba a punto de despedirse cuando dijo:
- Oye, ¿por qué no subes conmigo y te tomas unos tragos conmigo?- le sonreí y respondí:
- Lo siento mucho, mañana es jueves, tengo clases temprano y ya es bastante tarde. Tienes mi numero, nos veremos en la universidad y además te debo una cena... nos veremos otra vez, te lo aseguro..
- Bueno, entonces te veo en la universidad – dijo y acto seguido se acercó a mi y me besó en la mejilla fugazmente antes de comenzar a caminar a la puerta de su edificio.

Yo me puse el casco y me quedé mirando la puerta, incluso después que se hubo marchado. Minutos después arranqué la motocicleta rechinando los neumáticos en el piso. Desde una ventana ella me observó mientras me marchaba, calle abajo. Aunque de esto sólo me enteré algún tiempo después.

Camino a casa aceleré más que nunca, cerca de 50 Km/h más rápido que lo normal, no me demoré más de diez minutos en cruzar la ciudad y llegar a la casa donde me estaba quedando mientras viviera en España.

jueves, 29 de enero de 2009

La princesa en la torre.

Pues bueno mi estimada gente del baúl...en vista de que en la encuesta aparece en segundo lugar la primera pareja yuri de la historia (no explícito), creo que les pondré esto que de seguro han visto rodando en un conocido lugar y cuya historia no existe en español...y la verdad me encanta.

Es una historia muy linda y desde luego, uno de los trabajos de Mario Yamada, quién realizó sus doujinshis basándose en el diseño del anime, que si hubiese sido desde el trabajo de Naoko Takeuchi me tiro desde el sofá XDDD. La princesa en la torre es uno de mis doujinshis favoritos y uno de los más largos que hay, puesto que cuenta con tres capítulos enlazados al encuentro previo de Tenou Haruka con su alter ego, Sailor Uranus. El trazo de Yamada, junto con su forma tan sutil de relacionar a esta pareja y su encuentro con Elsa Gray, a quién vemos aparecer en un episodio de Sailor Moon es el resultado de este magnífico doujinshi, prueba de ellos es esta imagen, y si no les gusta...es que definitivamente no han captado la esencia de la historia.


miércoles, 28 de enero de 2009

El Fic sin título - Cap II

Hola a tod@s, yo de nuevo. La verdad hoy día quería ponerles algo diferente a puras letras, pero no me dio el tiempo, así que será la semana que viene. Ahora les dejo con el capítulo dos del fic sin título. Espero les guste. Ali D







Capítulo II: Necesitamos hablar (2da parte)

- ¡A comer! – Mikoto estaba muy entusiasmada (como siempre) por la hora de la comida. Mai, Mikoto y Natsuki estaban sentadas a la mesa - ¡MMMMM! Eto etá uy güeno, Mai J
- Jejeje, Mikoto-chan, hoy estás con más apetito que el usual…..
- Cómo si eso fuera posible – interrumpió Natsuki.
- ¡Jaja! ¿De qué hablas Natsuki? Si tu ya acabaste – Natsuki miró su plato vacío – ¡Vaya! Tú también estás con mucho apetito…..
- OHHHHHHHH, No me molestes – dijo Natsuki poniendo una cara de fastidio muy divertida (como siempre ¬¬) – Creo que iré por mi pote de mayonesa…... – En ese preciso instante, Mikoto empezó a atragantarse con la comida.
- ¡Ara, Mikoto! ¡Respira! ¡Levanta los brazos! ¡Jálate las orejas!¡Mikotooooo! – Mai, miestras decía esto, le levanta los brazos y le jalaba las orejas a Mikoto y otros métodos conocidos y no tanto (no nos responsabilizamos por la UTILIDAD O INUTILIDAD de estos métodos) para ayudar a Mikoto, hasta que esta pudo pasar la comida – Ara, Mikoto, me hiciste asusta…… ¿Qué pasa? – Mikoto jaló rápidamente a Mai para poder decirle algo al oído.
- (buscando y buscando) ¿Alguna ha visto mi mayonesa? – dijo Natsuki, sin sacar la cara de la despensa.
- ¿Qué tú hiciste que, Mikoto? – Mai tenía una cara de horror hacia Mikoto. Iba a decir algo cuando….
- ¡Ya! Por fin la encontré ¡Sí! – Natsuki estaba feliz y fue con su pote de mayonesa hasta la mesa (los ojos cerrados y dando saltitos) Mai y Mikoto voltearon robóticamente sus cabezas (se pudo escuchar el crujir de las articulaciones) totalmente tensionadas y rostros de pánico, cuando Natsuki abrió el pote y tomó una cuchara.
- Este… ¿Natsuki? – dijo Mai, sumamente despacio.
- Dime, ¿qué pas…….? – Natsuki abrió los ojos como platos mirando su tarro de mayonesa ¡SIN MAYONESA! - ¡¡¡¿¿¿DONDE ESTA MI MAYONESA???!!! – gritó hacia el cielo y luego bajo rápidamente la mirada para ver a las dos chicas que tenía en frente y vio sus caras horrorizadas…….miró primero a Mai, no, ella no podía haber sido, luego miró fijamente los ojos dorados de la chica mas pequeña. Mikoto sintió una ola de adrenalina y pánico al ver el rostro de locura de Natsuki y al escuchar la siguiente pregunta: ¡¡¡¿¿¿TU TE COMISTE MI MAYONESA, VERDAD???!!! – Mikoto se abrazó a Mai, y las dos se encomendaron al Padre creador, a la estrella Hime que ya no estaba, a San Perico de los Palotes………….y en eso tocaron la puerta………(uyyyyyy estuvo cerca)







- ¿Quién es? – Mai estaba más que aliviada, Mikoto también.
- Este……soy…..soy Nina Wong, estaba buscando a Kuga-san – Todo enmudeció, Natsuki se pasó una mano por el cabello.
- Un momento, ya voy – y empezó a buscar algo junto a su cama, después fue a la puerta. Abrió.
- Ehhh…..Hola ¿cómo estás Nina?
- Estoy muy bien, gracias ¿Cómo está la herida?
- Je, está bien, ya te dije que no es nada – en eso bajo la voz un poco, solo para que Nina le escuchara – Toma, gracias. Aquí está tu pañuelo – Natsuki se sonrojó, pero solo un poco.
- Oh, no es necesario, puedes conservarlo si quieres – Natsuki se quedó con la mano estirada un momento, luego accedió y guardó el pañuelo. Natsuki no sabía que mas decirle, hasta que se le ocurrió una manera de que se le pasara el enojo por lo de la mayonesa.
- Este, Nina, te invito un helado.
- Kuga-san….
- Vamos. Si aún no has comido, te invito el almuerzo.
- Este…yo…Kuga-san
- Dime Natsuki……Vamos.
- Está bien… - Natsuki comenzó a caminar, seguida por Nina. Mientras cerraba la puerta, se escuchaba que Mai decía:
- Mikoto, No vuelvas a poner nuestras vidas en peligro…….No toques la mayonesa de Natsuki…….



Nina ya había almorzado, así que Natsuki compró dos helados (lamentablemente no podía echarle mayonesa a eso ¿o sí?) y comenzaron a caminar por los jardines de Fuuka Gakuen.
- ¿Eres nueva, no? – dijo Natsuki.
- Sí, acabo de mudarme aquí – Nina miró nuevamente la mano de Natsuki, que ya no estaba vendada, pero aún así se veía que era un corte muy feo y profundo – ¿Te duele?
- ¿Qué cosa?
- Tu mano.
- Ara, ara, pues algo, pero no tiene importancia.
- ¿Cómo te hiciste eso?
- Ehhh…..no nada, fue un accidente.
- ¿En tu motocicleta?
- Ehhh….no…..verás, fue….fue algo tonto – Natsuki pensó en lo estúpido que fue su accidente con el vaso y el despertador, la verdad que más estúpido no pudo ser…..
- Bueno, si no me quieres contar no hay problema
- “uffffffffffffff, alivio” bueno.
Las dos chicas siguieron caminando. Estaba atardeciendo y había algo de brisa que sacudía suavemente las hojas de los árboles y el cabello de las chicas. En pocas palabras era una tarde fresca, perfecta para pasear.
Nina miró su reloj y paró en seco. Natsuki se dio cuenta.
- ¿Qué pasa Nina?
- Es que ya….ya es tarde.
- ¡Oh! (tono burlón) ¿Es que la nenita no puede quedarse hasta tarde?
- Este……en serio tengo que irme…… - Natsuki se vio fastidiada porque su broma, Nina, ni la notó.
- Bueno, bueno ¿Y hacia dónde vas?
- A la ciudad, no llegaré a tiempo si voy hasta la parda del tren…..
- ¡Bah! El tren…… Yo te llevó, mi moto está por allá…….
- Pero yo no………
- ¿Quieres llegar verdad? – Natsuki tomó a Nina del brazo y fueron hasta donde estaba su moto (no estaba lejos) - ¿qué es mas rápido que esta belleza? – dijo Natsuki con brillo en los ojos, frotando el tablero y el manubrio de su Ducati – Vamos, sube, ponte el casco y sujétate.
Nina tomó el casco de Natsuki, se subió tras ella y se abrazó a su cintura.
- No corras demasiado por favor – suplicó Nina.
- “jojojojojojo, con que si ¿eh?” – La cara de malicia que puso Natsuki era evidente – Está bien – dicho esto, arrancó la moto como un rayo y solo se pudo escuchar la voz de Nina perdiéndose a lo lejos:
- ¡¡¡NATSUUUUUUUUUKKKKkkkkkkkkiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii………..!!!




- “¡¡Maldición!! No puedo concentrarme………….no, esto no está bien………si, digo, no, esta no es la fecha………..”¡¡¡AAAAAHHHHHH!!! – Shizuru estaba en su habitación en la universidad de Fuuka. Obviamente tenía problemas con su trabajo. Shizuru se dio por vencida, no acabaría sus deberes esa tarde por lo visto, por suerte tenía algunos días más. Se recostó en su cama y se abrazó a sí misma – “Necesito hablar con ella, no dejé bien las cosas esa noche y la última vez, mucho menos”…….Nat….su…..ki…… ¿Por qué no me dejas ser feliz a tu lado?
Shizuru se sentó en la cama y miró sus rodillas, cerró los puños en un intento de contener su rabia, su frustración ¿Era demasiado para ella vivir de esa forma? Pues para ella la respuesta era sí. Ya no podía conformarse con solo visitar de vez en cuando a Natsuki. Necesitaba tenerla a su lado, si fuera posible por toda la eternidad – “¿Qué?¡No!¡Shizuru, no llores ahora!” – Las lágrimas comenzaban a resbalar por sus mejillas – “tengo, tengo que buscar a Natsuki, siento que explotaré……”¡¡¡AAAAAAHHHHHHHHHHHGGGGGGGGGRRRRRRRRR!!! – Shizuru gritó como jamás había gritado antes desquitándose sin querer con la inocente pared de su habitación.
- (Desde el cuarto de al lado) ¡Bien, es suficiente, vuelves a gritar una vez más y te mato!¡TE MATO!
- (Desde otro cuarto) ¡Estoy tratando de estudiar!¡Cállense locas!
- (El primer cuarto) ¡¡¿¿A quién llamas loca??!!
- (Un nuevo cuarto) ¡¡A la retrasada que está gritando!!
Todo el piso se llenó de gritos e insultos; y las chicas empezaron a pelearse fuera de sus habitaciones (hasta las no involucradas). Shizuru salió a su puerta para ver la pelea y pensó: “Definitivamente debo hablar con Natsuki antes de que haga que toda la universidad se mate”.



Natsuki sentía que no podía respirar, así que aminoró la velocidad, pero aún así Nina seguía fuertemente sujeta a su cintura, tenía los ojos cerrados y un poco llorosos del susto.
- Nina……Ni…..na……. – Nina abrió los ojos lentamente.
- ¿Natsuki?
- No puedo…..no ….puedo……res…respirar…….¿quieres? – Nina miró sus brazos y los soltó un poco, sintió como el estómago de Natsuki se inflaba un poco por la bocanada de aire que acababa de dar.
- Lo siento Natsuki…..
- No, tranquila, fue mi culpa…… - Nina vio que ya estaban entrando a la ciudad, miró su reloj…….Natsuki había ido tan rápido que estaban holgadas de tiempo.
- Bien ¿Y dónde tienes que ir exactamente?
- Al centro de la ciudad, mi padre espera ahí.
- De acuerdo……al centro entonces.
Natsuki volteó y tomó el camino para llegar al centro, al llegar, estacionó frente al centro comercial.
- Ummmm, ¿dónde está tu padre? – Natsuki se recostó en la moto y tomó el casco que Nina le devolvía.
- Llegamos tan rápido que aún hay tiempo.
- ¡Oh! Entonces está demostrado, mi hermosa Ducati es verdaderamente veloz – Natsuki dijo esto, con una amplia sonrisa de satisfacción y orgullo. Pronto se dio cuenta y dejó de sonreír – “¿Qué me pasa? Cerca de Nina, me siento otra persona……pero…..…Shi…..zu…..ru…..” – Natsuki se puso una mano en el corazón, lo sentía agitado.
- ¿Natsuki? ¿Estás bien? – Natsuki volvió la mirada a Nina y se sonrojó un poco – Si estoy bien ¿Por qué preguntas?
- Te veo tensa, preocupada por algo…..
- ¡Bah! Asuntos que no te incumben – dijo con su usual rudeza, pero se sintió mal y agregó con una voz suave – cosas mías, no te preocupes.
- ¡Nina!¡Aquí! – Una voz masculina gritaba su nombre, Nina volteó la cabeza y Natsuki se sentó decentemente en la moto buscando al dueño de la voz.
- ¡Padre! – respondió Nina y corrió un poco a encontrarse con él.
- ¿Tuviste problemas para llegar hasta aquí? Llegaste temprano, es mas son las….. – El hombre levantó la mirada y la clavó en los ojos de Natsuki, quien los observaba – Nina, ¿quién es esa chica? La que está en la moto.
- Es una amiga de la academia, ella me trajo porque se hizo tarde para tomar el tren.
- ¿Te subiste a una moto?
- No te preocupes papá, maneja muy bien, tiene mucha habilidad – El hombre puso una cara de desaprobación y miró a Natsuki de pies a cabeza. El cabello revuelto, la sudadera, el chaleco algo mal puesto y el corte, el corte en su mano derecha.
- No debe tener más de diecisiete años ¿verdad?
- Papá, no es una secuestradora ni nada por el estilo……¡Natsuki! – Natsuki que también estaba midiendo con su propia vara al hombre, volteó para ver que Nina le estaba llamando – Padre, ella es Natsuki Kuga……… Natsuki, él es mi padre Ser….
- Serguey Wong – se adelantó – un gusto “Natsuki Kuga…….Kuga……he escuchado ese apellido antes”
- Igualmente – respondió Natsuki.
- Gracias por haber traído a Nina hasta aquí. Ahora debemos irnos.
- Ehhh….de nada……
- Natsuki, Adiós, nos vemos el lunes.
- De…..de acuerdo. Adiós Señor Wong.
- Hasta luego Kuga-san. Vamos Nina – los dos dieron la vuelta y se fueron, Natsuki hizo lo mismo pero escuchó:
- Por el uniforme, presumo que está en segundo año ¿verdad? - era sábado pero natsuki llevaba el chaleco del uniforme - ¿No está ya algo grandecita para estar en segundo año?.....
- ¡Papá!
- “¡¡¡Malditas faltas, maldito Sakomizu, malditas clases extra!!!” – Pensó Natsuki frunciendo el ceño. Caminó hasta su moto y se colocó el casco – “aunque solo faltan unas clases más para ser promovida, debo esforzarme” pero…..Shi….zu….ru….. – y arrancó.
Unos ojos verdes penetrantes le veía alejarse desde un callejón cercano.
- “Vaya pilla que eres……..”




- Que extraño, Natsuki aún no regresa, se fue desde el almuerzo – decía Mai, que miraba el reloj de la habitación.
- Natsuki está muy extraña ¿verdad, Mai? – agregó Mikoto que hacía sus deberes sobre la mesa.
- Es cierto. ¿Y ahora qué hago con este paquete que le acaba de llegar? – Mai sostenía un paquete pequeño en las manos, evidentemente era una caja. Esta envuelta en papel de embalaje, amarrado con una fina cuerda y solo tenía el nombre de “Kuga Natsuki” en la caja.
- ¿Puedes abrirlo, Mai? – Mikoto dejó a un lado sus quehaceres y fue corriendo al lado de Mai para ver la caja.
- ¡No Mikoto! Esto es de Natsuki, no debemos abrirlo. Lo dejaré sobre su cama, ya vendrá.
- Pero…..pero quiero saber que es – Mikoto le robó el paquete y empezó a agitarlo hacia arriba, hacia abajo, hacia la izquierda, para la derecha. Mai saltó sobre ella, pero Mikoto era muy rápida – Atrápame si puedes, Mai.
- ¡Mikotooooooooooo! – Mai se paró y comenzó a perseguirla por toda la habitación mientras Mikoto se reía.



- “Tengo que hablar con Shizuru………..no dejamos las cosas muy bien ayer………” – Natsuki hacía el recorrido de regreso a la academia, iba como siempre pensando es sus cosas, andar en moto le ayudaba a pensar – “llamaré a Shizuru llegando a la academia, debería poder verla mañana………..”¡¡DEMONIOS!! – Un gran camión venía de frente hacia ella, estaba todo oscuro y el vehículo no tenía las luces encendidas. Natsuki maniobro hacia un lado cayendo en la canaleta de la carreta dejando que el camión pase. Este último ni siquiera se detuvo a ver que había pasado y siguió su camino - ¡¡¡¿¿¿QUÉ CARAJO LE PASA AL MUNDO HOY DÍA???!!!..............¡Oh no!......mi……mi preciosa……..mi motocicleta……….tienes un rayón………pero…….pero…….pero……..¡Si acababa de hacerte pintar! – Natsuki estaba tan ocupada con el rayón de su ducati que no le importó la lluvia que empezaba a caer y tampoco vio que en el costado del camión decía “Farmacias Iwasaka”………………





- “Natsuki…….Nat…..su…..ki…………” ¿Qué estarás haciendo?¿Estuve tan mal en ir a verte ayer?¿podré verte mañana?......Nat……..su……….ki – Shizuru estaba tratando de dormir. Frente a ella estaba, en la oscuridad sobre la mesa, sus libros abiertos, sus trabajos inconclusos y testigos de su frustración; solo el sonido de la lluvia torrencial acompañaba sus pensamientos…….Se dio la vuelta y se quedó mirando la fría pared por un momento. Extendió su mano lentamente y toco el muro – Está fría……..fría como los labios de Natsuki……esa noche……..como sus labios…….sus dulces labios………..¡Natsuki! – Empezó a llorar amarga y silenciosamente. Sus lágrimas mojaban la tela del cobertor y de su ropa de dormir. La mano que tenía en la pared comenzó a caer hacia abajo; con la otra mano sintió su corazón agitado, sintió que se saldría de su pecho si no lo contenía; quería gritar de dolor y no podía………… - Natsuki, te necesito a mi lado…………desde esa noche………..desde esa noche tengo tu perfume clavado en mi mente………tu sabor………….desde esa noche…………siempre te he llevado conmigo………me he vuelto adicta a ti…….Natsuki……… Perdóname Natsuki, perdóname…………Perdona mi egoísmo………… - y lloró aún mas abrazándose a si misma – “desearía que tu me abrazases, Natsuki” ¿Ummm? ¿Qué? ¿Un mensaje de Natsuki? – Shizuru cogió su celular con lágrimas aún saliendo de sus ojos.



martes, 27 de enero de 2009

Reiniciando la vida - Capítulo 1

Gente del Baúl!!! Hoy es un día especial pues iniciamos con nuevo material de lectura. Tengo el orgullo de presentarles una historia original, cargada de emociones y drama, que trata de la vida misma y lo complicado de las relaciones humanas. Un amor con todo en contra, que deberá luchar contra la intriga y la estrechez de mente.

Katsumi Takashi viene a España de intercambio directamente desde Japón... Durante su estadía en el país conocerá el amor...el verdadero amor, pero su precio puede ser demasiado alto... ¿Podrá Katsumi sobreponerse a una de las peores dificultades de su vida?


Si desean leer más de su autora, les recomiendo visitar su blog personal: El rincón ficticio de Eli. Ahora sin más preámbulo, que lo disfruten.

Autora: Eli

Capitulo 1: ¿Quién es ella?

A lo lejos la vi. Iba caminando, cruzando por el patio enorme con sus amigas. Su pelo castaño y corto se revolvía con el viento suave de primavera, estaba sonriente y conversaba animada con sus acompañantes.

Desvié mi atención totalmente de la conversación que tenía con mis compañeras hacia esa mujer. Era delgada, una figura increíble, no tan alta, pero tampoco baja... tenía el tamaño justo para mi. La miraba atentamente, casi al acecho, con una mirada seria, pero que se notaba embelesada.

Observé que sus caderas se movían coquetamente mientras caminaba, era su forma natural de caminar, siempre era así, lo sabía porque llevaba mucho tiempo observando sus movimientos, incluido aquel movimiento tan sexy que hacía con la mano para acomodarse el cabello cuando lo tenía desarreglado.

Una amiga notó mi silencio, me miró y notó de inmediato la razón, siguiendo la dirección de mi mirada.

Se acercó a mi oreja lentamente y me susurró para que nadie más oyera:

- Deja eso ya, sabes que ella está fuera de tu alcance. – aunque este comentario suene un poco cruel, mi amiga tenía razón, la mujer a la que miraba no estaba cerca de fijarse en mi.

- Lo sé, sólo déjame mirarla – le respondí también al oído, pues ninguna de las otras chicas del grupo sabía de mi amor platónico.

Seguí observando a la mujer, ella y sus amigas se habían detenido en un lugar con pasto y se acomodaban allí para seguir conversando, ella quedaba justo frente a mi. La veía riendo y comentando algo que las demás a su alrededor encontraban divertidísimo.

Mientras la observaba, me propuse hablarle ese día, sin demora, estando en la misma clase con ella todos los miércoles por la tarde, no podía ser tan complicado hablarle.

Miré mi reloj. Faltaban 20 minutos aún para que empezara la clase que compartíamos ella y yo. Lo cual era mucha suerte, pues con seguridad podría seguir observando a mi pretendida desde lejos durante ese tiempo para armarme de valor y después al entrar a clases podría acercarme a ella para hablarle.

Por desgracia, 20 minutos pasan volando y ella y sus amigas se pararon y se fueron para entrar a clases. También yo me puse de pie entonces y me marché, tomando mi bolso, sin decir nada a nadie.

Caminé rápidamente tratando de no perderla de vista y entré a la sala de clases pocos segundos después de ella. Sus amigas se fueron directo al fondo del aula, eran bastante desordenadas, pero ella no, ella se sentaba siempre al frente para apuntar todo lo importante y por lo que sé siempre sacó buenas notas.

La vi caminar hacia el lado contrario al de sus amigas, se sentó en la tercera fila de asientos; la miré asombrada... ese asiento... ese asiento no era otro, para mi sorpresa, que el mismo que ocupaba yo todos los miércoles en la tarde.

Me detuve (por supuesto iba caminando hacía mi lugar habitual cuando sucedió lo antes descrito) y la miré con mi corazón palpitando a su máxima capacidad, tenía la excusa perfecta para ir a hablarle. Tomé una bocanada de aire y caminé hasta su lado.

- Disculpa – le dije tímidamente -: te has sentado en el lugar que yo utilizo en esta clase.

Ella levantó la vista y me miró con simpatía.

- Lo siento, no sabía que estaría ocupado. – dijo con una voz grave que para mi era un tono de voz perfecto.

- No pasa nada – dije -: me siento aquí, es casi lo mismo.

Puse mi cuaderno en el lugar a su lado, precisamente a su derecha, y me senté con un aire desenfadado totalmente inusual en mi, en algún momento dejé la timidez de lado para atreverme no sólo a hablarle sino también a sentarme a su lado, sabiendo que eso le valdría algunos comentarios de sus amigas.

Tú que lees esto debes saber que ella y yo somos de estilos diferentes, ella es más bien una joven normal, mientras que yo soy parte del 20% de la población que está loca, por lo que la gente cree que soy una persona extraña, no soy el tipo de persona con la que quieres esta si eres popular.

Estuvimos en silencio un rato, mientras los alumnos entraban y llenaban los asientos. Ella estaba muy concentrada leyendo sus apuntes de la clase anterior, miré su cuaderno, su letra era pequeña y ordenada, lo cual me llamó la atención pues la clase era bastante rápida, no había muchas personas que lograran tener buenos apuntes y menos aún tan ordenados.

- Que cuaderno tan ordenado – le dije distrayéndola de su estudio. Ella me miró y sonrió volviendo la vista a sus notas otra vez.

En ese momento entraban mis amigas al aula. Me miraron con perplejidad, yo solía llegar siempre tarde a clase y siempre me sentaba con mi grupo en los lugares que ahora ocupábamos ella y yo.

Y bueno, entró el profesor y comenzó la clase como todos los miércoles con una pequeña introducción llena de interrogantes que esperaba que sus alumnos respondiéramos. Luego entró en la materia propiamente tal. Silencio absoluto hasta una hora y media más tarde.

Mientras todos salían después de clase, ella se demoró un poco más en su asiento ordenando algunos papeles dentro de una carpeta. Yo estaba a punto de salir cuando se me ocurrió una idea. Volví sobre mis pasos y me acerqué otra vez a ella, justo antes que aparecieran sus amigas, le dije:

- No me he presentado, soy una maleducada. Mi nombre es Katsumi Takashi – me miró un momento y me tendió una mano.

- Mucho gusto, yo soy Eileen Johnson.

lunes, 26 de enero de 2009

Jibun no Unmei Cap XXVII Tegami (segunda parte)

Puen he de seguir con el fic, he tenido poco tiempo para reflexionar el capítulo que segurá a este, así que seguriá tal vez la próxima semana. Que lo disfruten.

Cap XXVII Tegami (segunda parte)


Abrió el sobre y deslizó la hoja lentamente por sus manos, la desdobló y leyó su contenido. La caligrafía era demasiado pulcra y correcta para ser de alguien común. Su mirada recorrió todo para detenerse en el final. Suspiró y dejó la carta en su escritorio mientras se desvestía lentamente y envolvía su cuerpo en esa bata de dormir.

Se recostó mientras la luz de su lámpara de noche daba sombras extrañas en su pared. Miró su cama mientras con su mano recorría el lugar donde Natsuki se recostaba muchas veces. Dejó escapar un pequeño suspiro mientras pensaba que el fin de semana era el más tétrico que podía esperar.

“Espero conocerle plenamente en nuestro encuentro en Kyoto”.

Shizuru se incorporó bruscamente y miró el reloj. Había pasado media hora desde que se había acostado. No podía dormir.

Se dirigió a la cocina a beber agua mientras escuchaba los latidos de su corazón retumbar en sus oídos.

Era lógico que su familia buscase el que ella se comprometiera antes de accesar al completo dominio de la casa. Nunca pensó en ello. Faltaban dos años para su mayoría de edad. Seijin no hi. El día que toda la casa Fujino esperaba para darle su lugar a la chica que tendría el lugar de honor en ese momento. Fujino Shizuru. La chica que heredaría el clan en ese día.


Los dos días pasaron más rápidos de lo que ella hubiera deseado y cuando reparó en ello ya se encontraba en Kyoto, donde una fila de sirvientes se apostaban en la entrada a su llegada. Imaginaba que los vigilantes sólo estarían ocultos, esperando por las órdenes de Fujino-sama.

Su padre saludó cortésmente mientras ella llegaba. Admiró los jardines que extrañaba tiempo atrás, pero sin darse cuenta, ya no despertaban la misma emoción. Se había acostumbrado al asfalto de la ciudad de Fuuka.

Ingresó a su cuarto, donde le esperaba un kimono elaborado especialmente para ese día. El tocado era soberbio, aunque tenía una mala impresión de todo ello. Se acomodó todo mientras un par de sirvientas le ajustaban el obi.

A partir de esos instantes, su apacible calma se borró para darle la sonrisa falsa que mantenía siempre en las ocasiones de ese tipo, unas donde pondría a prueba a un individuo que ya no regresaría.


- Natsuki…

- Mmm?

- Qué te ocurre? Te he notado algo rara desde ayer.

Natsuki miró a Mai mientras en su cabeza sólo existía la imagen con una Shizuru sonriendo que ella no conocía.

-Es sólo, que me siento confundida…cuando Shizuru se ha marchado hoy…me dio una sensación muy extraña..

-Una sensación extraña?

-Si – Natsuki miro nuevamente a Mai – de esas cuando sientes…que algo no está bien.


Recostó nuevamente su cabeza en la almohada mientras Mai la observaba con cara de preocupación. Mai pensaba, que la dependencia de su amiga hacia Kaichou-san se iba haciendo más evidente de lo que ella había logrado pensar.


Mientras tanto, Shizuru se encontraba ante una odisea. Ese hombre no había dejado pregunta suya sin responder de forma adecuada. Sin duda alguna conocía bastantes cosas de ella y no tenía objeción alguna en demostrarlo y contrario a él, Shizuru no conocía nada de esa persona. Alguien de ese nombre era todo un fantasma, pero que sin duda resonaba fuertemente entre los comercios de las grandes familias como la suya.

Esos ojos azules. Eran muy fríos y certeros. Su padre estaba encantado, las cosas iban tan tranquilas que daban miedo. Sin embargo esa persona no dejaba de mirarle. Fujimoto Sei. Daba miedo en verdad.

Una persona joven y ambiciosa y con una visión tremenda. El tipo que a su padre le gustaba.

-Shizuru-san se ha incomodado? – le interrumpió su voz –

-Es claro que no, Sei-dono – contestó su padre por ella. Shizuru miró el rostro de esa persona, tan distante y tan inexpugable. Tenía la impresión de haberle visto alguna vez. Quizá en alguno de sus viajes donde acompañaba a su padre, pero ahora no lo recordaba.


Sei-dono sonrió con agrado al padre de Shizuru mientras de cierta forma parecía decirle a Shizuru con la mirada “no te creo”.

Esta le sonrió con complicidad y parecía contestarle “no me importa”.


-Shizuru-san es una persona muy interesante – contestó Sei nuevamente mientras en su voz se notaba un dejo de paciencia.

-Sei-dono parece serlo también…

Y mientras Shizuru se trataba de desenredar de esa plática tan estúpida. Natsuki tenía otro problema más.

-Takeda?

-Si, Takeda-san.

-Takeda Masashi?

-Si, ese Takeda…

-Argh!!!


Mai miraba Natsuki, mientras escuchaba la noticia de que Takeda Masashi sería la persona que estaría a su cargo la próxima semana en Kuga Motors para explicarle la guía profesional. Y es que a su edad, Natsuki empezaba a hacerse cargo de cosas como ella en la empresa de su padre. Si iba a heredarla, lo importante era conocerla.


-Dios! He llegado a la conclusión de que mi padre me odia!

-No creo que sea eso Natsuki-oneesan – contestó Takumi mientras comía un pastelillo – es solamente que Takashi- otosan pensó que era mejor que una compañera le enseñase ello.

-Y dices que no me odia? – preguntó Natsuki visiblemente fastidiada.

-Eh? –Takumi miraba a Natsuki extrañado – no entiendo eso Natsuki-oneesan.

-Por cierto, Takumi – interrumpió Mai – por qué Okuzaki-kun no vino contigo?

-Ah! Es cierto! – dijo Natsuki.

-Akira-kun debía acompañar a Shizuru-san en su viaje.

-Ya veo..contestó Mai. Y cuando regresa?

-Akira-kun debe regresar mañana – contestó Takumi una vez más. Aparentemente la visita de Sei-dono ha concluido.

-La visita de Sei-dono? – preguntó Natsuki – ese nombre se le hacía conocido.

-Si. Es un comerciante que tiene relaciones de negocios con Fujino-sama.

-Y cómo es que sabes eso, Takumi? – le preguntó Mai.

-Bueno…eso es porque uno de los hermanos de Akira-kun está a su servicio…


Natsuki miraba lentamente el reloj mientras pensaba que dos días sin Shizuru se le habían hecho tan largos. Dio un suspiro quedamente mientras sentía que el frío dentro de sí disminuía con la idea de que regresaría al día siguiente.

Y así con la emoción que realmente embargaba ese momento, le esperó en el aeropuerto. La vió venir junto con Okuzaki, quién jalaba su maletera. Junto a ellos, venía una persona que no había visto nunca. Se despidió de Shizuru cortésmente y fue al lado contrario de donde ella se dirigía.

Y el rostro de Shizuru? Natsuki lo miró cambiar de una sonrisa forzada a una real y sincera cuando su mirada la descubrió y esa sensación que tenía apresándole el pecho desapareció.

Y para Shizuru, Natsuki era ese paraíso en el cuál deseaba estar eternamente. Había mantenido un oasis con su recuerdo durante ese infierno de dos días en Kyoto. Tal vez su hogar, ya no se encontraba precisamente en un lugar, sino en una persona. Shizuru entendió esto mientras caminaba a su encuentro.


Se siente, cuando existe esa calidez en el alma. Se siente cuando existe algo sincero. Y se complementa cuando existe en ambas partes.


Shizuru se abrazó a ese cuerpo, delgado y frágil. Amaba a esa persona, se dieron un beso en la mejilla y salieron de allí mientras Akira metía las cosas en el taxi que lentamente se alejó de ahí.

Iban tan absortas en ellas mismas que no repararon en una mirada que no había perdido detalle de todo ello.


-Kuga Natsuki…

domingo, 25 de enero de 2009

Finales y comienzos (Oneshot)

Hola gente!!! Hoy el Baúl se complace en presentarles una colaboración que llegó a nuestro mail. Ha sido una sorpresa muy agradable. Nuestro agradecimiento para Vago-kun. Por cierto, no dejen de visitar su blog Akarui Shonen.

Que lo disfruten!

Finales y comienzos (Oneshot)

Autor: Vago-kun

Aquella noche, Hikari permanecía contemplativa al horizonte envuelta en tristeza y anhelo. Su corazón latía rápido, posiblemente más que nunca. Aquella conmoción parecía demasiado para ella; no podía aceptar esta pérdida, al menos no por ahora, pero esas palabras parecían serias y definitivas, no había vuelta atrás, éste era el adiós definitivo.

-¿Por qué?-Preguntó con voz entrecortada-¿Por qué no me lo dijiste antes?
-Porque tenía miedo de que me odiases-Respondió Tomoe cabizbaja-Pero ahora que te lo he dicho, no hay nada más que hacer. Me he enamorado profundamente de esa persona, por lo que no podemos seguir con esto, Hikari. En verdad lo siento.

Hikari se derrumbó mientras veía partir a Tomoe. Aquellas lágrimas se deslizaban por las delicadas mejillas acompañadas de un incomparable lamento. ¿Por qué le estaba haciendo esto Tomoe? no podía encontrar respuesta a esta pregunta.

Hikari tomó el bolso y se puso de pie, pagó la cuenta y se marchó de aquel Café, el cual había sido testigo de su comienzo y final con Tomoe. Caminó un par de horas sin rumbo por la ciudad hasta que finalmente tomó asiento en la banca de un parque no muy lejos de su departamento.

-De algún modo sabía que esto pasaría algún día-Se dijo así misma tras suspirar. Del pequeño bolso sacó una cajetilla de cigarrillos, tomó uno y lo encendió monótonamente. Tras darle una bocanada al cigarro, suspiró nuevamente y levantó la vista al cielo estrellado. Una pequeña lágrima escapó de sus ojos.

-No puedes rendirte todavía-Hikari fue sorprendida por la voz tedia y cálida de una chica que apareció repentinamente detrás suyo.

-¿Eh?-Hikari observó detenidamente a la chica. No parecía pasar de los quince años, era bastante atractiva, un hermoso cabello azulado, grandes ojos oscuros y una encantadora figura, sí; realmente era preciosa.

-No se qué es lo que te sucedió, pero, no puedes rendirte ahora.
-¿Quién eres?-Preguntó extrañada Hikari.
-Mi nombre es Kaoru.
-Así que Kaoru- Por alguna extraña razón, Hikari le sonrió-Gracias Kaoru. Tienes razón, no me rendiré.
-¿Puedo sentarme a tu lado?
-Vale-Asintió, manteniendo en su rostro aquella sonrisa.
-¿Cuál es su nombre?-Preguntó Kaoru.
-Hikari-Respondió, apagando el cigarrillo-Hikari Miyamoto. Me parece que ya te había visto antes.
-Si-Asintió-Vivimos en el mismo edificio.
-Entiendo.

Hikari no comprendía que era lo que pasaba, pero por alguna extraña razón, la compañía de aquella chica le resultaba reconfortante. Una sensación que hacía mucho tiempo no sentía con nadie. Le parecía absurdo el hecho de que sintiese ésto con una extraña.

-Me ha sido bastante agradable tu compañía Kaoru, espero que no sea la última vez que nos veamos-Hikari se mostraba ya más animada.
-Igualmente.
-Bueno, debemos volver pronto a nuestras casas, antes de que sea más tarde.
-Aún no estoy segura de estos repentinos sentimientos, pero espero poder encontrar la respuesta a su lado-Pensó Hikari tras ponerse de pie y mirar nuevamente aquel cielo nocturno.

Fin.

sábado, 24 de enero de 2009

BLUE DROP- MAIHORITA TENSHI- captitulo 2

Hi people!!! seguimos con el segundo capitulo de los alienigenas invasores de blue drop.

Creo que he conseguido todos los tomos de esta serie, asi que paciencia que los ire publicando, también tengo constancia de la existencia de unas novelas en inglés pero de veras que no tengo tiempo asi que a esperar toca.... pero mientras disfrutad el manga kisses!!

Por cierto este post va dedicado de manera Especial a nuestra amiga, miembro del staff y admirada Ali D,un beso enorme de parte de toda la plantilla guapisima










































viernes, 23 de enero de 2009

Her - 5-8 (Final)

Hola!
Continuando con este manga, colaboración de Whitemoon, traducido por el equipo de Anime Lila.

Que lo disfruten!

Clic para ver en tamaño real

Clic para ver en tamaño real

Clic para ver en tamaño real

Clic para ver en tamaño real

jueves, 22 de enero de 2009

Jibun no Unmei Cap XXVI

A pesar de que estos capítulos han sido modificados de mi primer borrador...no se ha cambiado la esencia y mi pregunta es si debí haber continuado esto con un toque de yaoi...en fin, tal vez haga correcciones en el próximo :S Besos mis pervers consentidas :)
Cap. XXVI Tegami

Has sentido alguna vez ese odio ciego e irracional? Ese odio que lo ciega todo? En este instante me siento así…Y todo porque ese imbécil me quitó lo que más deseaba en este momento…

- Natsuki…

- No me hables, Mai… - contestaba la otra mientras caminaba de prisa esquivando personas con total rapidez.

- Vamos, Natsuki, no es motivo para enfadarse de esa manera…

- No?

- Bueno, sólo fue una ración de mayonesa…

- No era una ración de mayonesa…era la ¡última ración de mayonesa!

- Eso no es motivo para odiar a Takeda-senpai, verdad? – preguntó Mai temiendo la respuesta.

- Ese es motivo suficiente para odiarlo de por…¡Shizuru! – El tono de Natsuki se había transformado de irracionales vociferaciones y alguna que otra víbora hasta un canturreo dócil y emocionado. Y no era para menos, la elegante Kaichou-san se encontraba en su ronda matutina escoltada por Nagi.

- A veces me impresiona como cambia la gente en segundos…- murmuró Mai por lo bajo.

- Te refieres a cuando estás con Ani-ue? – preguntó una Mikoto que estaba comiendo unas bolitas de pulpo desde el inicio de este capítulo.

- No, me refiero a cuando…Reito-san!! – grito Mai mientras avanzaba de la misma manera.

- A cuando estás con ani-ue Mai…- siguió Mikoto mientras devoraba otra bolita.

- Ah, ah; cuando una persona te gusta es común que pase esto, no lo crees así, Mikoto-chan?

- Mmm, mmm - asintió Mikoto con la boca llena.

- Aún así…se ven lindos – siguió otra voz.

- Aoi…a veces creo que eres demasiado sentimental. Sin embargo, por ahora hay algo…que me interesa averiguar – musitó Chie mientras se escabullía entre los matorrales de los jardines.


Odio-amor…es una relación cruel e impersonal…pero desde cuando tu amor importa? Cuando importó? Cuando tu corazón se volvió hielo y dejó de sentir? Desde cuando? Algunas veces es mejor dejar de sentir, mantenerse ajeno y distante siempre y confiar únicamente en ti…

- Fuuka…es un bonito lugar…

- Bonito? – murmuró Nagi por lo bajo

- Si…así es Nagi – sentenció Shizuru.

- Ma…si Shizuru lo dice debe ser cierto.

Y de cierta forma, Nagi entendía porqué lo veía bonito. Kuga Natsuki se había convertido en el oasis de Shizuru en ese remoto lugar. Alejada de su familia y sus cosas preciadas, Shizuru se había sumergido en una monotonía que en ese momento era dejada atrás. Podía verle sonreír de forma sincera e inclusive su carácter había mejorado mucho.

La que no mejoraba era Kuga. La vez anterior que se había quitado a Harada Chie de encima, revelando el nombre de “Shin”, Kuga le había perseguido por todo el campus y al no poder alcanzarlo le había dado un golpe con un balón de voleyball; seguro que si tuviese una pistola le habría caído a balazos. Nagi se sobaba la cabeza de sólo recordar el golpe mientras en su cara se mostraba un gesto de dolor con sólo recordarlo.


Y mientras Nagi rememoraba cruentos y dolorosos momentos con la fiera Kuga, en otro lado del campus, había una usual y asediada pareja en los alrededores.

No pensaba en nada, en sus manos estaba esa redondez, roja, con un interior jugoso. Su mano derecha tomó ese cuchillo con habilidad mientras Takumi le observaba pelar una manzana con esa increíble destreza.

-Akira-kun…

-Mmm?

-Akira-kun…desde cuando tienes esa habilidad Akira-kun?


Akira miró sus manos mientras entendía que nunca había sido visto haciendo cosas como esa.


-Ya…desde que tengo que hacer el desayuno de Shizuru-sama he tenido que pulir algunas cosas…

-Shizuru-san? He escuchado que sale con…

-Ni lo menciones, Takumi! Nos meterías en grandes problemas!

-Oh yeah?! -sonó una voz extraña tras ellos.

-Ugh! – dijeron Akira y Takumi mientras volvían la mirada lenta y aparatosamente.

-Escuché algo muy interesante, Takumi-kun…

-Ha…Harada-san!

-Algo sobre Shizuru-san saliendo con…

-Corre, Takumi!

-Pero Akira-kun….!

-Que corras!!! – gritó nuevamente Akira mientras a sus pies parecían haberle salido propulsores y jalaba consigo a Takumi lejos de los maquiavélicos lentes de Harada.

Pero parecía que la chismosa número uno del Fuuka no se rendiría tan fácil, así que había planeado la ruta de escape de Akira de forma tal que Aoi apareció de la nada cerrando el estrecho pasillo con su presencia.

A fin de evitar el choque trágico, Akira tuvo que detener su frenética carrera mientras pensaba como escapar al acoso de la editora del periódico escolar. Si estuviese solo, podría lograrlo, pero con Takumi…

-Lo siento, Akira-kun…

-No digas estupideces, Takumi – gritó Akira mientras analizaba todas sus posibilidades – si eres un hombre, compórtate como tal.

-Akira-kun…

-Escucha Takumi, voy a correr, cuando salte, pasarás de largo sobre Aoi-san…

-Pero…

-Sólo hazlo…o moriremos no precisamente por Harada-san…

Takumi entendió claramente a que se refería, así que corrió tras él en ese momento mientras Aoi se confundía.

Y mientras huían del lugar, ambos estaban pensando que necesitaban otra cosa antes de encontrarse de nuevo con Chie, puesto que no podían estar huyendo toda la vida.

Detuvieron su presuroso andar mientras llegaban al centro del campus, donde un elegante auto se había estacionado.

Del auto bajó una persona que se presentó ante Shizuru y le dio un sobre. Evidentemente era una cita. Aunque en ese momento ni la misma Natsuki daba crédito a lo que sus ojos veían en las manos de Shizuru. Al mirar su rostro entendió que esa carta pasaría a la historia como todas las que había recibido antes. Sonrió con una mirada cómplice del triste destino de la misma.

La destinataria de esa carta, saludó cortésmente y el auto se retiró del lugar. Dejando a todos los que habían presenciado ese suceso visiblemente extrañados.

Inclusive Nagi se mostraba con un ceño fruncido que denotaba su extrañeza, aunque Natsuki no se dio cuenta de ello.

Y Homura, siendo el cómplice fiel de toda la vida, supo en ese momento que Shizuru le mentía a Natsuki, Shizuru realmente tenía intención de llegar a esa cita.


Habían pasado unas horas desde que Shizuru había recibido esa carta, pero Natsuki lo había olvidado momentáneamente mientras se dejaba llevar por la boca y las manos de Shizuru. Esa boca que llegaba a los lugares más recónditos de su piel y esas manos que sabían exactamente donde tocar. Aunque en este momento sólo la estuviese besando y acariciando con ternura.

Aprovechaba esos momentos, puesto que sabía que ese fin de semana, Shizuru volvería a Kyoto por orden de su padre. Había surgido un asunto que debía ser tratado con prioridad, por lo que ella se iría en dos días.

Natsuki se retiró rato después y mientras Shizuru la veía irse por la ventana, en su corazón tenía el extraño presentimiento de que esa carta que había recibido hoy estaba relacionada con la extraña orden de su padre.

miércoles, 21 de enero de 2009

El Fic sin título - Cap I

Hola a tod@s. Seguramente algun@s me conozcan esporádicamente y otras personas simplemente no me conocen. Bueno hoy día voy a publicar un fan fic de mi autoría. Ahhh, perdón por los dibujos q están medios berk, pero los hice hace mucho jejejeje. Espero sea de su agrado. Nos vemos.
Ali D





Capítulo I: Necesitamos hablar

*RING………RING………RING………RIN…..PAF*
- “No puede ser que ya sea de día” – una mano salía desde entre las sábanas dando un fuerte golpe al despertador – “bah!!!! Las 6.30 de la mañana…..¿quién fue el imbécil que puso el despertador a esta hora?¬¬”
- ¡ohhh! Natsuki, debes dejar de golpear el despertador…… - Mai se levantaba y se frotaba los ojos mientras se liberaba de la prisión de los brazos de Mikoto, con quién el despertador no surtía efecto precisamente.
- Es ue….o…oy…….andada……. – musitó algunas palabras bajo el cobertor.
- ¿Qué?
- ¡Que estoy cansada! – gritó Natsuki, despertando a Mikoto.
- No estarías tan cansada si no estuvieras fuera hasta tan tarde ¿en qué andas?
- brrrrrrrrr……… - el estómago de Mikoto interrumpió – Tengo hambre, Mai.
- Ara, ara, prepararé el desayuno.
- Sí, si, yo dormiré un poco más – dijo Natsuki al momento que volvía a abrazarse de la almohada y la mordía.
- El despertador sonará en una media hora – le dijo Mai.







- “exámenes, clases extras, exámenes, clases extras…….” – Natsuki pensaba en las aburridísimas clases que tenía ese día y en los exámenes de la siguiente semana.
*RING………RING………RINGGGGGG!!!!!!!!...........PAF, PAM, CRAAAAAAASHHHHH!!!!!*
- ¡Ahhhhhhhhhhgggggrrrrrrr! – Natsuki gritó, pues tratando de pegarle al despertador, le pegó al vaso que tenía a un lado y lo rompió, cortándose.
- ¡Mai, Mai, MAI! – llamó Mikoto
- ¿Qué pasó ?¿qué sonó tan fuer……. – se interrumpió al ver la mano de Natsuki sangrando y Mikoto tratando de limpiarle con un pañuelo - ¡Natsuki! ¿Qué pasó?
- Creo….creo que no le di al despertador………(al despertador) ¡Cállate de una vez! – el despertador seguía sonado y Mai lo apagó.
Después de vendarle la mano a Natsuki, Mai recogió el vaso roto y puso el desayuno en la mesa. Natsuki y Mikoto terminaron de vestirse, las tres tomaron el desayuno y se despidieron para ir cada una a su clase correspondiente.




- “¡Ahhh! maldito despertador” – Natsuki obviamente había comenzado mal el día y estaba de mal humor. Entró a la clase, se sentó y como siempre, no presto atención a una sola palabra, solo miraba por la ventana.
Últimamente, no podía dormir, por eso salía a pasear en moto para relajarse y poder agarrar el sueño. Esas palabras, esa noche, todo eso la mantenía intranquila, pero tenía que esperar para poder hablar con ella.
- “Shi….zu…..ru……… ¿Por qué no puedo dejar de pensar en ti?........ Desde esa noche…….. Sentí algo……….no, no, no, no puede ser…….. Yo te dije que no podía amarte, que no podía corresponderte de igual manera………….Pero tú, aún así…… ………no, no, no…..” ¡NOOOOO! – Natsuki vio por la ventana a Shizuru. Era imposible, ella debería estar en la universidad ¿qué hacía en Fuuka Gakuen? Y además ¡llevaba el uniforme!
- ¿Algo qué desee compartir con la clase Kuga-san? – Toda la clase volteó a verle, mientras Natsuki se sonrojaba.
- Ehhhh……yo…….digo…….bueno…..yo……. ¡Disculpe maestro! – y se sentó, pero volteó a ver por la ventana y Shizuru ya no estaba. Tenía que hablar con ella.



Shizuru Fujino caminaba por los pasillos de Fuuka Gakuen, sentía entrar la luz y calor del sol por los pasillos y estar ahí le provocaba nostalgia. Siguió caminado, por toda la academia, hasta que llegó al aula del consejo estudiantil. Corrió muy despacio la puerta y vio dentro a Yukino.
- Hola Kikukawa-san
- ¿Kaichou-sama? – Ahí estaba de nuevo, esa sonrisa, esa sonrisa amable, pero sin emoción, esa sonrisa, ese rostro que al verlo le hizo recordar lo ocurrido en el carnaval. Shizuru Fujino estaba ahí parada y ella la observaba con cara de temor y sorpresa - ¿Qué hace usted….usted aquí, Kaichou-sama?
- ¡Oh! Yo ya no soy la Kaichou de este lugar, lo eres tú ¿no?
- Si……”digo” Sí
- Seguro estás haciendo un excelente trabajo – esa sonrisa le producía terror, como podía estar ahí hablando como si no hubiera sucedido nada, de repente, la voz de Shizuru se tornó seria y su rostro dejó de sonreír – Yukino, ¿Cómo está Haruka?
- Ehh…..ella……ella……Haruka…..”Haruka-chan” Ella está…..está muy bien…. – La pregunta le sorprendió muchísimo.
- Me alegro………. Espero no hayas olvidado lo que pasó
- “No la entiendo” ¡¿Quéeeee?! – al darse cuenta que había gritado, Yukino se tapó la boca con las manos, abrió mucho los ojos y comenzó a negar con la cabeza.
- Es que si lo olvidas – continuó Shizuru, acercándose y retirando las manos de Yukino de su boca – Jamás podré suplicarte el perdón que necesito por tan terrible acción – Shizuru, al decir esto le apretaba fuertemente las muñecas a Yukino, pero no se daba cuenta.
- Fujino-san………..yo…….¡ah!
- Lo siento Yukino – la soltó inmediatamente.
- Fujino-san – la actitud de Shizuru la tranquilizó enormemente – No sé porque lo hiciste, pero……todo fue por el carnaval de las Hime
- Yo sé que tenía una visión errada de las cosas, sé que aunque sabes que fue por el carnaval, me temes por lo que hice y no te culpo. Hice muchas cosas, tan terribles y pude haberlas evitado…… - Shizuru bajó la cabeza, avergonzada, se sentía destrozada pero liberada pues al fin podía arrepentirse sinceramente frente a Yukino por lo que había hecho. Yukino dejó de sentir temor, sentía que Shizuru era sincera – Hice daño a tantos…….
- Fujino-san…….yo……..yo no sé que decir….te……..Solo que el carnaval de las Himes ya pasó, ahora debería ser tema olvidado…….
- Arigato Yukino – Yukino la abrazó y ella correspondió, luego se separaron.
- Lo siento Fujino-san, tengo que irme – sonrió y antes de que Shizuru pudiese hablar, agregó – Kuga-san aún está en clases, pero puedes verla en la tarde…….Buena suerte – y salió. Shizuru la miró sorprendida, le dio la respuesta a una pregunta que recién iba a formular. Solo sonrió y despidió a Yukino.
- “Ahora solo falta hablar con ella” – pensó




Al finalizar las clases del día, Natsuki salió corriendo, casi cayéndose, hacia el aula del consejo estudiantil; probablemente hallaría a Shizuru ahí, pero en su estrepitosa salida chocó con alguien.
- ¡Ahhhh! “perfecto, más golpes” – Pensó Natsuki.
- ¡Ahhhhh! – Natsuki tenía enfrente a una chica menor que ella, de cabello algo violáceo y ojos color de la miel. Se frotaba la cabeza por el golpe - ¡Lo siento! – dijo con una voz suave y un tanto neutra.
- Deberías ver por donde vas – dijo bruscamente al tiempo que se paraba.
- Yo no venía corriendo – refutó la chica.
- Pues…..pues……..pues…. Tengo mucha prisa niña, así que adiós – Natsuki volvió a correr hasta llegar al aula del consejo.
Se disponía a abrir la puerta, pero sintió una mano en su espalda y giró la cabeza suavemente.
- ¡Ah!¡ah!¡ahhhh! ¡SHI…..SHI…..ZU…..RU! – El rostro de Natsuki no decidía si alegrarse o mostrar una cara de horror o sonrojarse, así que hizo las tres a la vez (imagínense eso) y dio unos cuantos pasos hacia atrás hasta golpearse con la puerta del consejo – “¿Más golpes? No puede ser…….digo…..¡¡¡Shizuru!!!”
- Hola Natsuki, ¿Cómo estás? – Shizuru tenía en el rostro la sonrisa de siempre, la máscara.
- ¿yo? (no tarada, quién mas) Estoy muy bien, bueno aunque por las clases……..Espera un momento, ¿Qué demonios haces aquí? ¿No deberías estar en la universidad? Si nos despedimos hace mes y medio;
- ¡Ohh! Este……. – dijo Shizuru, tomando su chaqueta – Quise venir a visitarte, además de contarte de mi decisión. Te dije que serías la primera en saberlo – la chica suspiró y luego tomó aire – Me quedó en la universidad de Fuuka, además tendré algo de tiempo para ayudarte con tus cursos.
- ¿Qué? Pensé que irías a Tokio.
- Natsuki, ¿me estás echando?
- No, no, claro que no Shizuru, solo que te convendría más ir a Tokio.
- Haré mi traslado en un año, no te preocupes.
- Pero aún así, pienso que sería mejor que…. – Shizuru le puso un dedo en los labios y se acercó suavemente a ella, hasta estar a pocos centímetros y mirarse fijamente. Natsuki empezó a sentir que su cara estaba hirviendo, que su corazón se aceleraba mientras que esos ojos carmesí se la comían viva, la absorbían, la hechizaban y volteaban desordenadamente todo su mundo, todo su ser. No sabía porque se sentía así, sentía que su corazón se le salía del pecho, sus manos temblaban, sus nervios se desconectaban uno a uno de su cerebro y ninguna parte de su cuerpo respondía. Shizuru se acercó un poco más, pero se hizo a un lado y posó su cabeza en el hombro de Natsuki y le dijo:
- Necesitaba hablar contigo, Natsuki – Ese suave susurro hizo que Natsuki se estremeciera y regresara poco a poco a tierra firme.
- (“voz robótica”: Natsuki, conectando nervios……funcionamiento de las piernas, listo; funcionamiento de los brazos, listo; desacelerando corazón, listo; conexión al cerebro, listo; ahora solo falta que respire……..Natsuki, respira; Natsuki, respira….”fin voz robótica”)
- ¡Natsuki! ¿Me escuchaste? – Shizuru le miraba con cara de preocupación.
- Este, sí. Digo……digo, No. ¿Qué dijiste?
- Que necesitaba hablar contigo.
- Bien, tengo tiempo, hablemos ahora. Entremos al aula.
Las dos chicas entraron al aula del consejo estudiantil. Shizuru tomó asiento donde siempre lo había hecho y Natsuki se sentó en el escritorio dándole la espalda a Shizuru.

- Bien. Natsuki, es acerca de……. – Shizuru puso una cara muy seria y volteó la cabeza ligeramente para que Natsuki no la viera sonrojarse, generalmente era natsuki quien hacia eso.
- ¿De qué Shizuru?
- De esa noche – finalizó Shizuru – Quería pedirte perdón, por lo que hice, después de todo……tú……….tú dijiste………..Que……..


*Flash back*


- “No quisiera irme, sin verte una vez más. No quisiera irme, no……….” Natsuki – dijo Shizuru en un triste susurro – “será mejor que empiece a salir………..”
- ¡¡¡ESPERAAAAAAAAAAA!!!¡¡¡SHIZURU!!! – Natsuki venía corriendo velozmente – ah, me….me falta…..el….el aire….ah…. – se apoyó en sus rodillas y tomó aire, luego levantó la cabeza para ver a Shizuru aún agitada.
- ¡Natsuki!
- No quería que te fueras sin despedirme de ti, Shizuru – dijo sonriente - ¿a qué universidad irás?
- Pensaba en la universidad de Tokio, aunque pueda que me quede en la universidad de Fuuka, así estaré cerca de Natsuki – dio una amplia sonrisa pícara.
- Ehhhh……Pero la de Tokio es mucho mejor, tienes un gran futuro por delante…….
- “¿Qué diablos me importa mi futuro y en él no estás tú, Natsuki?” Sí, lo he pensado……..
- Cuando lo sepas ¿me lo harás saber no? – Natsuki bajó un poco la mirada para esconder sus mejillas coloradas en su cabellera.
- ¡Claro! Serás la primera en saberlo……… - respondió con una amplia y amable sonrisa, que cambió a una triste seriedad en segundos – Natsuki, ¿Pensarás en mí? – Natsuki, con la cabeza aún abajo, abrió los ojos. Algo en la voz de Shizuru, indicaba que era serio.
- Claro, pensaré en ti, yo…
- Porque yo pensaré todos los días en Natsuki………..Pensaré todos los días…….en ti……… “Mi Natsuki”
- Shizuru, yo…. – no pudo decir más, Shizuru la tomó por la cintura y la atrajo hacia sí. Lentamente acercó su rostro al de Natsuki y cerrando los ojos la besó. Natsuki estaba perpleja, intentaba liberarse, pero nunca pensó que Shizuru tuviera la fuerza suficiente para inmovilizarla por completo, como lo hacía ahora.
Poco a poco, las dos comenzaron a caer hasta terminar de rodillas en el suelo. Shizuru continuaba el beso, explorando y palpando con su lengua los labios de Natsuki, buscando la lengua de ella…………..Poco a poco, solo dejó sus labios sobre los de su amada y se separó lentamente. Ambas chicas recuperaron el aliento, Shizuru aún abrazaba a Natsuki, hasta que ella se liberó y se echó para atrás.
- Natsuki – dijo Shizuru – perdona mi egoísmo. Debo irme ya – Cogió sus cosas y se fue, dejando a Natsuki totalmente confundida en el suelo.
- Shi…..zu……ru…… - murmuró levantándose y tocando sus labios.


*Realidad nuevamente/ fin del Flash Back*


- Es por eso que vine – terminó Shizuru.
- Shizuru, yo……yo no sé que decirte………..
- ¿No has pensado sobre ello aún? Yo esperaré por una respuesta, no importa cuanto.
- Shizuru, no se trata solo de eso ¿sabes?....... yo me siento…….yo me siento………
- Natsuki………
- No, Shizuru. Ya lo hablamos……..ya te lo dije……. No puedo amarte de la misma manera que tu me amas………no puedo – Natsuki sentía la mirada caliente, las lágrimas se juntaban en sus ojos – ¡Sabes que no puedo, Shizuru!
Natsuki se paró y se dirigió a la puerta, Shizuru volteó la cabeza, no podía evitar llorar.



Natsuki iba a toda velocidad en su moto, le dolía el pecho “¿por qué fui a buscar a Shizuru? ¿Qué estaba buscando?” Pero sus pensamientos se vieron interrumpidos por los gritos de una niña. Natsuki se internó en el bosque con la motocicleta y vio nuevamente a la chica de ojos miel, sus ojos brillaban con la luz de la luna.
Había sido acorralada por dos hombres que se disponían a robarle.

- “Mal nacidos aprovechadores” ¡OIGAN USTEDES! – el rugir de la Ducati hizo voltear a todos los presentes, aunque los hombres tuvieron que huir ante las intenciones de Natsuki por pasarles por encima con la moto.
- ¡Ahhhh! ¡Vámonos de aquí!¡Está loca!
- Bastardos... – murmuró - ¿Estás bien? – le dijo a la niña que estaba asustada, tirada en el suelo.
- Sí, si……..gracias…….. – dijo la niña y se sonrojó un poco – lamento lo de esta mañana.
- ¡Bah! Olvídalo, solo ten mas cuidado…… ¿Qué haces tan tarde, lejos de la academia?........... – La chica subió la vista y miró el rostro de Natsuki, y luego se fijó en su mano vendada.
- ¿Qué le pasó a tu mano?¿fue por lo de hoy día?..........Está sangrando……..
- No, no es cierto…….no está…….. – Natsuki miró su mano – Oh, si está……pero cálmate, no fue por lo de esta mañana.
- Déjame ayudarte – Antes de que Natsuki pudiera decir nada, la chica le quitó la venda y descubrió un corte muy feo en la mano de Natsuki. Sacó su pañuelo y envolvió la mano herida – La herida debe protegerse con algo limpio – Le regañó la chica. La venda además de tener sangre, tenía algo de grasa, pues Natsuki había estado revisando su motocicleta antes de salir en ella, la venda estaba muy sucia.
- Ehhhh……Bah……Gracias. Bueno, sube, que te llevo a la academia – Natsuki tomó su casco y se lo dio a la chica – Y….¿tienes nombre? – la chica se tomó el casco, lo miró y dijo:
- Sí. Me llamó Nina, Nina Wong – Nina se puso el casco y subió a la moto.
- Agárrate fuerte – Nina la abrazó fuertemente por la cintura y reposó su cabeza un poco en la espalda de Natsuki – Nina ¿eh?, es un bonito nombre.


martes, 20 de enero de 2009

Her - 1-4

Hola gente del Baúl!!!

Acá les dejo una colaboración que llegó al correo del Baúl de parte de Whitemoon, una consecuente con la página. Se trata de un manga de Zaou Taishi, que fue traducido al español por Anime Lila, usando el trabajo de Lililicious. Mil gracias a todos ellos.

Enjoy!

Clic para ver en tamaño real

Clic para ver en tamaño real

Clic para ver en tamaño real

Clic para ver en tamaño real

Clic para ver en tamaño real

lunes, 19 de enero de 2009

Instinto y un cromosoma, port y pag 1-6

Hola a todas mis yuri-pervers consentidas, sé que no he publicado ningún otro trabajo aparte de shoujo sect, pero en esta ocasión les traigo uno de mis favoritos. Este es sin duda una de los primeros que leí y que por alguna X o Y no había publicado antes. Al igual, este va dedicado ciertas personillas especiales, una es Fragile Dream :) que si le decía que era una antes no sé que iba a pensar y otra es del foro de MMR, me refiero a Zefie, que visita de vez en cuando el Baúl. En fin, les dejo el resto a ustedes. Itadakimasu!