miércoles, 28 de enero de 2009

El Fic sin título - Cap II

Hola a tod@s, yo de nuevo. La verdad hoy día quería ponerles algo diferente a puras letras, pero no me dio el tiempo, así que será la semana que viene. Ahora les dejo con el capítulo dos del fic sin título. Espero les guste. Ali D







Capítulo II: Necesitamos hablar (2da parte)

- ¡A comer! – Mikoto estaba muy entusiasmada (como siempre) por la hora de la comida. Mai, Mikoto y Natsuki estaban sentadas a la mesa - ¡MMMMM! Eto etá uy güeno, Mai J
- Jejeje, Mikoto-chan, hoy estás con más apetito que el usual…..
- Cómo si eso fuera posible – interrumpió Natsuki.
- ¡Jaja! ¿De qué hablas Natsuki? Si tu ya acabaste – Natsuki miró su plato vacío – ¡Vaya! Tú también estás con mucho apetito…..
- OHHHHHHHH, No me molestes – dijo Natsuki poniendo una cara de fastidio muy divertida (como siempre ¬¬) – Creo que iré por mi pote de mayonesa…... – En ese preciso instante, Mikoto empezó a atragantarse con la comida.
- ¡Ara, Mikoto! ¡Respira! ¡Levanta los brazos! ¡Jálate las orejas!¡Mikotooooo! – Mai, miestras decía esto, le levanta los brazos y le jalaba las orejas a Mikoto y otros métodos conocidos y no tanto (no nos responsabilizamos por la UTILIDAD O INUTILIDAD de estos métodos) para ayudar a Mikoto, hasta que esta pudo pasar la comida – Ara, Mikoto, me hiciste asusta…… ¿Qué pasa? – Mikoto jaló rápidamente a Mai para poder decirle algo al oído.
- (buscando y buscando) ¿Alguna ha visto mi mayonesa? – dijo Natsuki, sin sacar la cara de la despensa.
- ¿Qué tú hiciste que, Mikoto? – Mai tenía una cara de horror hacia Mikoto. Iba a decir algo cuando….
- ¡Ya! Por fin la encontré ¡Sí! – Natsuki estaba feliz y fue con su pote de mayonesa hasta la mesa (los ojos cerrados y dando saltitos) Mai y Mikoto voltearon robóticamente sus cabezas (se pudo escuchar el crujir de las articulaciones) totalmente tensionadas y rostros de pánico, cuando Natsuki abrió el pote y tomó una cuchara.
- Este… ¿Natsuki? – dijo Mai, sumamente despacio.
- Dime, ¿qué pas…….? – Natsuki abrió los ojos como platos mirando su tarro de mayonesa ¡SIN MAYONESA! - ¡¡¡¿¿¿DONDE ESTA MI MAYONESA???!!! – gritó hacia el cielo y luego bajo rápidamente la mirada para ver a las dos chicas que tenía en frente y vio sus caras horrorizadas…….miró primero a Mai, no, ella no podía haber sido, luego miró fijamente los ojos dorados de la chica mas pequeña. Mikoto sintió una ola de adrenalina y pánico al ver el rostro de locura de Natsuki y al escuchar la siguiente pregunta: ¡¡¡¿¿¿TU TE COMISTE MI MAYONESA, VERDAD???!!! – Mikoto se abrazó a Mai, y las dos se encomendaron al Padre creador, a la estrella Hime que ya no estaba, a San Perico de los Palotes………….y en eso tocaron la puerta………(uyyyyyy estuvo cerca)







- ¿Quién es? – Mai estaba más que aliviada, Mikoto también.
- Este……soy…..soy Nina Wong, estaba buscando a Kuga-san – Todo enmudeció, Natsuki se pasó una mano por el cabello.
- Un momento, ya voy – y empezó a buscar algo junto a su cama, después fue a la puerta. Abrió.
- Ehhh…..Hola ¿cómo estás Nina?
- Estoy muy bien, gracias ¿Cómo está la herida?
- Je, está bien, ya te dije que no es nada – en eso bajo la voz un poco, solo para que Nina le escuchara – Toma, gracias. Aquí está tu pañuelo – Natsuki se sonrojó, pero solo un poco.
- Oh, no es necesario, puedes conservarlo si quieres – Natsuki se quedó con la mano estirada un momento, luego accedió y guardó el pañuelo. Natsuki no sabía que mas decirle, hasta que se le ocurrió una manera de que se le pasara el enojo por lo de la mayonesa.
- Este, Nina, te invito un helado.
- Kuga-san….
- Vamos. Si aún no has comido, te invito el almuerzo.
- Este…yo…Kuga-san
- Dime Natsuki……Vamos.
- Está bien… - Natsuki comenzó a caminar, seguida por Nina. Mientras cerraba la puerta, se escuchaba que Mai decía:
- Mikoto, No vuelvas a poner nuestras vidas en peligro…….No toques la mayonesa de Natsuki…….



Nina ya había almorzado, así que Natsuki compró dos helados (lamentablemente no podía echarle mayonesa a eso ¿o sí?) y comenzaron a caminar por los jardines de Fuuka Gakuen.
- ¿Eres nueva, no? – dijo Natsuki.
- Sí, acabo de mudarme aquí – Nina miró nuevamente la mano de Natsuki, que ya no estaba vendada, pero aún así se veía que era un corte muy feo y profundo – ¿Te duele?
- ¿Qué cosa?
- Tu mano.
- Ara, ara, pues algo, pero no tiene importancia.
- ¿Cómo te hiciste eso?
- Ehhh…..no nada, fue un accidente.
- ¿En tu motocicleta?
- Ehhh….no…..verás, fue….fue algo tonto – Natsuki pensó en lo estúpido que fue su accidente con el vaso y el despertador, la verdad que más estúpido no pudo ser…..
- Bueno, si no me quieres contar no hay problema
- “uffffffffffffff, alivio” bueno.
Las dos chicas siguieron caminando. Estaba atardeciendo y había algo de brisa que sacudía suavemente las hojas de los árboles y el cabello de las chicas. En pocas palabras era una tarde fresca, perfecta para pasear.
Nina miró su reloj y paró en seco. Natsuki se dio cuenta.
- ¿Qué pasa Nina?
- Es que ya….ya es tarde.
- ¡Oh! (tono burlón) ¿Es que la nenita no puede quedarse hasta tarde?
- Este……en serio tengo que irme…… - Natsuki se vio fastidiada porque su broma, Nina, ni la notó.
- Bueno, bueno ¿Y hacia dónde vas?
- A la ciudad, no llegaré a tiempo si voy hasta la parda del tren…..
- ¡Bah! El tren…… Yo te llevó, mi moto está por allá…….
- Pero yo no………
- ¿Quieres llegar verdad? – Natsuki tomó a Nina del brazo y fueron hasta donde estaba su moto (no estaba lejos) - ¿qué es mas rápido que esta belleza? – dijo Natsuki con brillo en los ojos, frotando el tablero y el manubrio de su Ducati – Vamos, sube, ponte el casco y sujétate.
Nina tomó el casco de Natsuki, se subió tras ella y se abrazó a su cintura.
- No corras demasiado por favor – suplicó Nina.
- “jojojojojojo, con que si ¿eh?” – La cara de malicia que puso Natsuki era evidente – Está bien – dicho esto, arrancó la moto como un rayo y solo se pudo escuchar la voz de Nina perdiéndose a lo lejos:
- ¡¡¡NATSUUUUUUUUUKKKKkkkkkkkkiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii………..!!!




- “¡¡Maldición!! No puedo concentrarme………….no, esto no está bien………si, digo, no, esta no es la fecha………..”¡¡¡AAAAAHHHHHH!!! – Shizuru estaba en su habitación en la universidad de Fuuka. Obviamente tenía problemas con su trabajo. Shizuru se dio por vencida, no acabaría sus deberes esa tarde por lo visto, por suerte tenía algunos días más. Se recostó en su cama y se abrazó a sí misma – “Necesito hablar con ella, no dejé bien las cosas esa noche y la última vez, mucho menos”…….Nat….su…..ki…… ¿Por qué no me dejas ser feliz a tu lado?
Shizuru se sentó en la cama y miró sus rodillas, cerró los puños en un intento de contener su rabia, su frustración ¿Era demasiado para ella vivir de esa forma? Pues para ella la respuesta era sí. Ya no podía conformarse con solo visitar de vez en cuando a Natsuki. Necesitaba tenerla a su lado, si fuera posible por toda la eternidad – “¿Qué?¡No!¡Shizuru, no llores ahora!” – Las lágrimas comenzaban a resbalar por sus mejillas – “tengo, tengo que buscar a Natsuki, siento que explotaré……”¡¡¡AAAAAAHHHHHHHHHHHGGGGGGGGGRRRRRRRRR!!! – Shizuru gritó como jamás había gritado antes desquitándose sin querer con la inocente pared de su habitación.
- (Desde el cuarto de al lado) ¡Bien, es suficiente, vuelves a gritar una vez más y te mato!¡TE MATO!
- (Desde otro cuarto) ¡Estoy tratando de estudiar!¡Cállense locas!
- (El primer cuarto) ¡¡¿¿A quién llamas loca??!!
- (Un nuevo cuarto) ¡¡A la retrasada que está gritando!!
Todo el piso se llenó de gritos e insultos; y las chicas empezaron a pelearse fuera de sus habitaciones (hasta las no involucradas). Shizuru salió a su puerta para ver la pelea y pensó: “Definitivamente debo hablar con Natsuki antes de que haga que toda la universidad se mate”.



Natsuki sentía que no podía respirar, así que aminoró la velocidad, pero aún así Nina seguía fuertemente sujeta a su cintura, tenía los ojos cerrados y un poco llorosos del susto.
- Nina……Ni…..na……. – Nina abrió los ojos lentamente.
- ¿Natsuki?
- No puedo…..no ….puedo……res…respirar…….¿quieres? – Nina miró sus brazos y los soltó un poco, sintió como el estómago de Natsuki se inflaba un poco por la bocanada de aire que acababa de dar.
- Lo siento Natsuki…..
- No, tranquila, fue mi culpa…… - Nina vio que ya estaban entrando a la ciudad, miró su reloj…….Natsuki había ido tan rápido que estaban holgadas de tiempo.
- Bien ¿Y dónde tienes que ir exactamente?
- Al centro de la ciudad, mi padre espera ahí.
- De acuerdo……al centro entonces.
Natsuki volteó y tomó el camino para llegar al centro, al llegar, estacionó frente al centro comercial.
- Ummmm, ¿dónde está tu padre? – Natsuki se recostó en la moto y tomó el casco que Nina le devolvía.
- Llegamos tan rápido que aún hay tiempo.
- ¡Oh! Entonces está demostrado, mi hermosa Ducati es verdaderamente veloz – Natsuki dijo esto, con una amplia sonrisa de satisfacción y orgullo. Pronto se dio cuenta y dejó de sonreír – “¿Qué me pasa? Cerca de Nina, me siento otra persona……pero…..…Shi…..zu…..ru…..” – Natsuki se puso una mano en el corazón, lo sentía agitado.
- ¿Natsuki? ¿Estás bien? – Natsuki volvió la mirada a Nina y se sonrojó un poco – Si estoy bien ¿Por qué preguntas?
- Te veo tensa, preocupada por algo…..
- ¡Bah! Asuntos que no te incumben – dijo con su usual rudeza, pero se sintió mal y agregó con una voz suave – cosas mías, no te preocupes.
- ¡Nina!¡Aquí! – Una voz masculina gritaba su nombre, Nina volteó la cabeza y Natsuki se sentó decentemente en la moto buscando al dueño de la voz.
- ¡Padre! – respondió Nina y corrió un poco a encontrarse con él.
- ¿Tuviste problemas para llegar hasta aquí? Llegaste temprano, es mas son las….. – El hombre levantó la mirada y la clavó en los ojos de Natsuki, quien los observaba – Nina, ¿quién es esa chica? La que está en la moto.
- Es una amiga de la academia, ella me trajo porque se hizo tarde para tomar el tren.
- ¿Te subiste a una moto?
- No te preocupes papá, maneja muy bien, tiene mucha habilidad – El hombre puso una cara de desaprobación y miró a Natsuki de pies a cabeza. El cabello revuelto, la sudadera, el chaleco algo mal puesto y el corte, el corte en su mano derecha.
- No debe tener más de diecisiete años ¿verdad?
- Papá, no es una secuestradora ni nada por el estilo……¡Natsuki! – Natsuki que también estaba midiendo con su propia vara al hombre, volteó para ver que Nina le estaba llamando – Padre, ella es Natsuki Kuga……… Natsuki, él es mi padre Ser….
- Serguey Wong – se adelantó – un gusto “Natsuki Kuga…….Kuga……he escuchado ese apellido antes”
- Igualmente – respondió Natsuki.
- Gracias por haber traído a Nina hasta aquí. Ahora debemos irnos.
- Ehhh….de nada……
- Natsuki, Adiós, nos vemos el lunes.
- De…..de acuerdo. Adiós Señor Wong.
- Hasta luego Kuga-san. Vamos Nina – los dos dieron la vuelta y se fueron, Natsuki hizo lo mismo pero escuchó:
- Por el uniforme, presumo que está en segundo año ¿verdad? - era sábado pero natsuki llevaba el chaleco del uniforme - ¿No está ya algo grandecita para estar en segundo año?.....
- ¡Papá!
- “¡¡¡Malditas faltas, maldito Sakomizu, malditas clases extra!!!” – Pensó Natsuki frunciendo el ceño. Caminó hasta su moto y se colocó el casco – “aunque solo faltan unas clases más para ser promovida, debo esforzarme” pero…..Shi….zu….ru….. – y arrancó.
Unos ojos verdes penetrantes le veía alejarse desde un callejón cercano.
- “Vaya pilla que eres……..”




- Que extraño, Natsuki aún no regresa, se fue desde el almuerzo – decía Mai, que miraba el reloj de la habitación.
- Natsuki está muy extraña ¿verdad, Mai? – agregó Mikoto que hacía sus deberes sobre la mesa.
- Es cierto. ¿Y ahora qué hago con este paquete que le acaba de llegar? – Mai sostenía un paquete pequeño en las manos, evidentemente era una caja. Esta envuelta en papel de embalaje, amarrado con una fina cuerda y solo tenía el nombre de “Kuga Natsuki” en la caja.
- ¿Puedes abrirlo, Mai? – Mikoto dejó a un lado sus quehaceres y fue corriendo al lado de Mai para ver la caja.
- ¡No Mikoto! Esto es de Natsuki, no debemos abrirlo. Lo dejaré sobre su cama, ya vendrá.
- Pero…..pero quiero saber que es – Mikoto le robó el paquete y empezó a agitarlo hacia arriba, hacia abajo, hacia la izquierda, para la derecha. Mai saltó sobre ella, pero Mikoto era muy rápida – Atrápame si puedes, Mai.
- ¡Mikotooooooooooo! – Mai se paró y comenzó a perseguirla por toda la habitación mientras Mikoto se reía.



- “Tengo que hablar con Shizuru………..no dejamos las cosas muy bien ayer………” – Natsuki hacía el recorrido de regreso a la academia, iba como siempre pensando es sus cosas, andar en moto le ayudaba a pensar – “llamaré a Shizuru llegando a la academia, debería poder verla mañana………..”¡¡DEMONIOS!! – Un gran camión venía de frente hacia ella, estaba todo oscuro y el vehículo no tenía las luces encendidas. Natsuki maniobro hacia un lado cayendo en la canaleta de la carreta dejando que el camión pase. Este último ni siquiera se detuvo a ver que había pasado y siguió su camino - ¡¡¡¿¿¿QUÉ CARAJO LE PASA AL MUNDO HOY DÍA???!!!..............¡Oh no!......mi……mi preciosa……..mi motocicleta……….tienes un rayón………pero…….pero…….pero……..¡Si acababa de hacerte pintar! – Natsuki estaba tan ocupada con el rayón de su ducati que no le importó la lluvia que empezaba a caer y tampoco vio que en el costado del camión decía “Farmacias Iwasaka”………………





- “Natsuki…….Nat…..su…..ki…………” ¿Qué estarás haciendo?¿Estuve tan mal en ir a verte ayer?¿podré verte mañana?......Nat……..su……….ki – Shizuru estaba tratando de dormir. Frente a ella estaba, en la oscuridad sobre la mesa, sus libros abiertos, sus trabajos inconclusos y testigos de su frustración; solo el sonido de la lluvia torrencial acompañaba sus pensamientos…….Se dio la vuelta y se quedó mirando la fría pared por un momento. Extendió su mano lentamente y toco el muro – Está fría……..fría como los labios de Natsuki……esa noche……..como sus labios…….sus dulces labios………..¡Natsuki! – Empezó a llorar amarga y silenciosamente. Sus lágrimas mojaban la tela del cobertor y de su ropa de dormir. La mano que tenía en la pared comenzó a caer hacia abajo; con la otra mano sintió su corazón agitado, sintió que se saldría de su pecho si no lo contenía; quería gritar de dolor y no podía………… - Natsuki, te necesito a mi lado…………desde esa noche………..desde esa noche tengo tu perfume clavado en mi mente………tu sabor………….desde esa noche…………siempre te he llevado conmigo………me he vuelto adicta a ti…….Natsuki……… Perdóname Natsuki, perdóname…………Perdona mi egoísmo………… - y lloró aún mas abrazándose a si misma – “desearía que tu me abrazases, Natsuki” ¿Ummm? ¿Qué? ¿Un mensaje de Natsuki? – Shizuru cogió su celular con lágrimas aún saliendo de sus ojos.



2 comentarios:

  1. Mil gracias niña linda, por hacerte un tiempo para regalarnos tu obra.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¿como q espero q os guste?
    sabes q nos encantó será un placer releerlo un beso enorme

    ResponderEliminar

Agradecemos y nos hace feliz que te animes a comentar, por favor al manifestar tu opinión recuerda hacerlo con tolerancia, recordando que no todos pensamos igual. Las críticas deben ser constructivas, siempre en un marco de respeto.

Las administradoras del blog se reservan el derecho de borrar cualquier comentario que resulte ofensivo.

Al comentar recuerda que estás mejorando tu cutis y reafirmando tus glúteos ^^