jueves, 29 de abril de 2010

Hanna Capítulo 7

Se me había olvidado que me tocaba publicar a mí... no pasa nada llego a tiempo!! (en mi zona horaria xd)

Hoy sí!! Hoy es el gran día!! Este capítulo no os va a decepcionar!! Porrrnoooo!!! Uy perdón se me ha ido la mano xddd

Nada os dejo con el capítulo y ya me contareis... jujuju

Hanna

Autor: Alejandra

Capítulo 7

Después de 2 días Lena volvió a su departamento, Yulia se había despedido de los hombres el día anterior y con ellos también de su pasado, ahora se dedicaba a cuidar a Lena y ayudarla con la pequeña cuando Anya no estaba con ella.

-Lena, ¿ya pensaste en un nombre?- preguntó la morena mientras acariciaba el cabello de la bebé.

-Sí, me gusta Hanna.

-¿Hanna? ¿No te parece muy americano?

-Sí pero, me gusta- respondió la pelirroja acercándose envuelta en una bata- Yul, ¿te has fijado como te ve? Tan… fijamente, no sé, es raro ¿no crees?

-Talvez solo le llamo la atención, soy la única de cabello oscuro, talvez por eso…

-No lo creo, no ve tu cabello, te ve a ti.

-Lena un bebé a esta edad no ve nada, solo ve sombras, talvez reconoce mi voz pero no puede ver mas allá de una cosa no definida.

-Mmm entonces no lo sé, le daré de comer- dijo sentándose en la cama y recibiendo a la niña- ¿sabes Yul? Se llamará Hanna, a Anya y a mi mamá también le pareció muy americano pero me gusta.

-Bueno, es tu decisión, tú sabes, ahora regreso- dijo la morena saliendo, no le gustaba ver cuando Lena amamantaba a su hija, la conciencia no la dejaba en paz cuando eso pasaba, la madre de Lena había llegado casi al dar a luz Lena y se volvía loca de emoción al ver a su nieta, le encantaban los ojos de la pequeña, seria una chica muy hermosa cuando creciera, tan hermosa como Lena pero con ojos azules.


El mes que estuvo la mamá de Lena con ella, Yulia pasó poco tiempo en el departamento de Lena, no quería interferir mucho en su relación, extrañaba a Lena y tenía ansias por ver a su hija, mientras Anya tampoco iba mucho por la misma razón que Yulia, al finalizar el tiempo, la misma Yulia llevó a Inessa al aeropuerto y la despidió, Lena recibía constantes llamadas de sus hermanas y su abuela, iba a mandarles fotos de Hanna por internet, ya que por motivos de la escuela de las chicas y la salud de la abuela no podían viajar de momento.

Al volver del aeropuerto Yulia fue al departamento de Lena, al entrar ésta la abrazó sin darle tiempo a decir nada.

-Te extrañé Yul- le dijo con sus brazos en el cuello de la morena.

-También yo Lena... ¿cómo está Hanna?

-Bien, también extrañándote- dijo alejándose un poco de Yulia quedando separada por muy poco, solo se veían-... tus ojos Yulia... son como los de Hanna- dijo acariciándole el rostro.

-¿Eso es malo?

-No... Tus ojos son hermosos...

Ambas se quedaron viendo, Lena seguía acariciando la cara de Yulia.

-Disculpen...- dijo Anya no muy lejos, al escucharla se separaron rápidamente asustadas como si hubieran estado haciendo algo malo.

-¡Anya!- dijo Lena

-Disculpen que las interrumpa pero, olvidé las llaves de mi casa aquí esta mañana... solo vengo por eso y me voy... – entró rápidamente al cuarto de Lena y momentos después salió- aquí están... nos vemos chicas.

Al salir, Lena y Yulia se quedaron viendo sin decir nada, no sabían qué decir o qué hacer, Hanna empezó a llorar.

-Iré por ella- dijo Lena muy sonrojada, Yulia se sentó en el sillón- mira quién está aquí Hanna- le dijo a la pequeña que se veía molesta, llegó hasta donde estaba Yulia sentada y Lena se la dio, la pequeña se quedó viendo a Yulia atentamente y la morena besó su cabeza- podrías verla un momento, iré a cocinar algo para comer.

-Claro no hay problema- dijo Yulia.

Lena se fue a la cocina y ella acostó a Hanna en el sillón y se hincó en el suelo observándola, la pequeña ahora veía al techo.

-Hanna...-susurró la morena, la pelirrojita no volteó a verla pero pareció poner más atención a la voz de Yulia- sabes quien soy ¿verdad mi pequeña? De alguna manera lo sabes... nunca quise que las cosas pasaran así, tu madre, Lena es tan buena... me arrepiento mucho de lo que hice, pero no me arrepiento de tu nacimiento, cambiaste mi vida y apenas tienes un mes... estaré junto a ti, no seré como mi madre... porque así como Lena yo soy tu madre también... pero ese será nuestro secreto- Hanna empezó a inquietarse, Yulia se levantó y la levantó- todo estará bien mi pequeña no temas- le dijo al oído y fue a la cocina, ni Lena ni Yulia comentaron lo sucedido y el día transcurrió normalmente, al entrar la tarde Yulia volvió a su departamento al ver por la ventana a Anya entrar al edificio.


-¿Ibas a besarla?- preguntó Anya.

-¿¡Que!? ¿Estas loca? Es mi amiga así como tú, no te beso a ti ¿o sí?- dijo Lena saliendo del cuarto, Hanna dormía después de comer.

-Lena, las vi, de no haber llegado se habrían besado.

-¿Y si ese fuera el caso qué? ¿Dejarías de hablarme? ¿Si me hubieras visto besar a Yulia retirarías tu amistad de mí?

-¡No! Lena eso no me importa pero ¿qué hay de Yulia? No quiero que por una confusión salgas lastimada, tú misma lo dijiste, es tu amiga, quién te asegura que Yulia no te ve tan solo como amiga...

Lena suspiró.

-No soy lesbiana Anya... no sé qué pasó... yo... no sé...

-Tranquila Lena, deben ser las hormonas o algo así- dijo abrazándola.

-Sí, eso debe ser.



Seis meses habían pasado desde aquel encuentro y no se había vuelto a repetir, las 3 actuaban como si nada hubiera pasado, Lena iba a clases en la mañana, estaba en casa de vuelta a las 12, nadie en la escuela sabía que tenia una hija, 4 de los seis meses se la paso haciendo ejercicio para recuperar su figura, Anya se había mudado a 2 puertas del departamento de Lena y entraba a clases a las 10 y salía a 2 y Yulia llevaba solo una clase, de 8 a 9 por lo cual Hanna nunca estaba sola, ya se había acostumbrado a las 3 chicas, siempre las veía a su alrededor, a Lena no le gustaba salir de noche y siempre estaba en casa después de clases junto con Yulia, si bien no habían tenido otro acercamiento los coqueteos y la atracción eran cada vez más evidentes, incluso Anya se daba cuenta pero como le había dicho a Lena eso realmente no le importaba, sabía que Yulia era buena persona y amaba a la pequeña, estaba tranquila si algo pasaba entre ellas.


Hanna estaba sentada en la cama jugando con la blusa de Lena, Yulia estaba con ella, era viernes en la tarde, las chicas solo se relajaban esperando el fin de semana.

-Hanna… Hanna- dijo Yulia subiendo un poco la voz tratando de llamar la atención de su hija, la pequeña volteó a verla- no juegues con eso tu madre se enojará si la llenas de saliva.

La niña rió y se metió la blusa a la boca.

-¡¡Diablos!! Lena me matará, se supone que estoy cuidándote-dijo quitándole la blusa- ¿por qué te gusta mordisquear la ropa de Lena?- le preguntó volteando a verla, la niña la veía atentamente-… solo hay una forma de saberlo- dijo Yulia y se metió la blusa en la boca, Hanna rió y movió las manos hacia arriba y abajo.

-¿¿Yulia qué haces con mi blusa??

-¡Lena!... yo…- Lena estaba envuelta en una bata blanca a medio abrir, desde donde estaba Yulia podía ver a la sexy pelirroja de cabello mojado, la observó de arriba abajo con la boca abierta.
-Estabas… ¿qué? Yulia, yo pensé que Hanna era la que hacía eso.

-Si lo hace ella, solo quería saber por qué lo hacía… pensé que tu ropa sabia diferente a las demás… y yo…

-¿La estabas probando para ver si tu idea era cierta?- Preguntó Lena levantando una ceja.

-…Sí.

-Yul eres una tonta-dijo Lena riendo- la ropa solo es ropa… bonito ejemplo le estás dando a mi hija, qué par de tías te conseguí Hanna- dijo Lena acercándose a la cama, Lena acostó a la niña y empezó a cambiarla de ropa, la pequeña reía alegremente y estiraba los brazos tratando de agarrar algo- ¿qué? ¿qué quieres?- le preguntó mientras volteaba detrás de ella buscando algo que pudiera llamarle tanto la atención.

-Creo que tiene hambre- dijo Yulia viendo a Lena.

-¿Qué? Por qué dices…- Lena se dio cuenta que su bata se había abierto un poco más dejando ver algo más de sus senos, Lena se sonrojó y se cubrió- ya decía yo que nada podía llamarle tanto la atención como eso.

-No puedes culparla por eso…

-¿Cómo dices?- preguntó Lena aún más roja.

-Que no puedes culparla por ver tus senos así… O sea… digo porque… de ahí comió y… como que el biberón no le gusta mucho aun… y …ah bueno… yo… creo que…

-Yul, ¿podrías buscarme otra blusa? No puedo andar por la vida sin ropa y ya que me hiciste el favor de mordisquear la que tenia lista… ¿podrías darme otra?

-Sí… claro, pero fue Hanna, lo juro.

-Ajá… claro- dijo Lena mientras levantaba y cargaba a la niña, Yulia le dio la blusa y Lena le dio a la niña, la morena salía cuando Lena dejó caer la bata y comenzó a vestirse.

-Dios, ¿qué pasa con tu madre, ¿¿quiere provocarme??- le dijo en voz baja a la pelirrojita mientras salía casi corriendo.

Lena salió después de unos minutos, vio a Yulia jugando con Hanna en el sillón, Lena se sentó a su lado y la niña dejó lo que estaba haciendo y estiró los brazos a su madre en clara señal de querer estar con ella, Yulia se la dio, la pelirroja se acostó con su hija en brazos y subió las piernas y pies descalzos a las piernas de Yulia, la morena comenzó a darle un masaje en los pies.

-¡Aaah! ¡Yulia! Tenías mucho que no hacías eso, me encanta… me relaja mucho.

-Ok…-dijo pasando saliva- lo haré más seguido.

Después de unos minutos Yulia subió las manos y empezó a acariciar parte de las piernas de Lena, la niña que dormitaba en el pecho de Lena subía y bajaba al ritmo de la respiración de su madre quien trataba de no despertarla, respiraba un poco agitada a la par de Yulia.

-Chicas a que no saben que…- Anya se quedó donde estaba viendo la escena, Yulia acariciando las piernas de Lena y Lena disfrutando de eso mientras la pequeña estaba por dormirse en su pecho, al escucharla Hanna se despertó y Lena se levantó, Yulia se quedó donde estaba con gesto serio.

-Anya… ¿cómo te fue en la escuela?- preguntó Lena tratando de desviar la atención.

-Bien…

-Disculpen chicas, debo llamar a mi padre- dijo Yulia levantándose del sillón- más tarde vuelvo.
Yulia salió y Lena se quedó sola con Anya, esperaba preguntas pero no las hizo.

-Lena, vengo a que me prestes a mi sobrina, quiero llevarla conmigo esta noche, desde que dejó
de llorar se divierte mucho conmigo, puedo traerla mañana… o pasado mañana, como tú veas…

-Pues… sí, claro, no vives lejos de aquí.

-Vivo a 3 departamentos del tuyo, no pasa nada… además creo que tienes cosas que hacer…
Lena se sonrojó pero no negó nada, preparó la pañalera de su hija y 20 minutos después estaba sola.



-Hola Yulia- dijo al teléfono.

-¿Lena?

-Sí, crees poder venir ahora, necesito hablar contigo.

-Claro, voy para allá.

Cuatro segundos después estaba tocando la puerta de la pelirroja, se abrió y la morena entró, detrás de ella la puerta se cerró.

-Lena, me asustaste- dijo al verla recargada en la puerta.

-Lo siento…

-¿Lena pasa algo? ¿Dónde está Hanna?

-Con Anya… estamos solas…

Yulia pasó saliva y se quedó de pie.

-¿Qué? ¿no vas a entrar?- dijo Lena acercándose a ella.

-Sí… ¿de qué querías hablar?- dijo yendo al sillón. Lena la siguió y se sentó a su lado.

-De algo pero primero… ¿podrías seguir con lo que hacías hace un momento?- dijo acostándose en el sillón y subiendo las piernas en las de Yulia.

-Claro- dijo la morena empezando a acariciar las piernas de la pelirroja, no tardaron mucho en relajarse y volver estar como estaban antes de la interrupción- Lena, tienes unas piernas hermosas.

-Mmh… Yulia…

Lena gimió un poco con los ojos cerrados, tomó las manos de la morena y las subió un poco más, sin embargo Yulia subió aun más y ahora tenía sus manos en la cintura de Lena mientras ésta podía sentir la respiración de su compañera en la mejilla, la pelirroja abrió los ojos y giró un poco la cabeza quedando a escasos centímetros de los labios de Yulia.

-Lena…- la morena no dijo más y se acercó lentamente hasta rozar sus labios, después la besó, Lena tímidamente al principio empezó a responder el beso, la morena como pudo se acomodó encima de Lena y el beso se volvió más apasionado, las manos pecosas revolvían el cabello oscuro y las manos de Yulia recorrían la cintura y hombros de la pelirroja.

-Lena…- dijo agitada separándose un poco de los labios rojos- deseaba tanto esto, poder besarte.

-Yo también Yulia- dijo volviendo a acercarla.

Los besos eran cada vez más apasionados, la lengua de Lena se paseaba con los labios de Yulia haciéndola perder la razón para después entrar en la boca de la morena, Yulia no podía creer la maestría que tenia Lena para besarla, si seguía así tendría un orgasmo sin siquiera quitarse la ropa… ¿orgasmo? Yulia abrió los ojos rápidamente y se separó un poco.

-¿Qué… pasa?- preguntó Lena agitada.

-Lena… estás segura… ¿que quieres esto?- preguntó de igual manera la morena.

-¿Que no se nota al besarte?... lo deseo Yulia- dijo volviendo a besarla, la chica estaba a punto de dejarse llevar cuando recordó las palabras de la doctora “Yulia, puedes embarazar a otra mujer”

-Lena… espera- dijo separándose.

-¿Qué? Por qué… ¿qué pasa?

-Solo espera un poco… yo tengo que… espera- dijo y se levantó y salió corriendo, dejando a la pelirroja confundida y avergonzada.

-¿Yulia? … no puede ser…- dijo quedándose acostada en el sillón con las manos en la cara.
Yulia estaba en la puerta de su departamento buscando las llaves en sus bolsillos, al sentirlas metió la mano y las sacó, buscaba la llave de la puerta entre la llave del coche, el departamento de Lena, la de la puerta de la casa de su padre y otras más que de momento no recordó de donde eran, de tanta ansiedad cayeron al suelo.

-¡Ah diablos! ¡Que bueno que no hay alcantarilla aquí si no se habrían caído dentro!- dijo levantándolas y sacando la llave correcta, abrió torpemente y entro corriendo, fue hasta su cuarto y buscó en cajas en el closet.

-Vamos, vamos, ¿¡dónde están!?... álbum familiar… no… foto de papá, lo siento papá pero no… ropa que voy a donar…¿¡dónde están!?...¡ah! ¡aquí están!- dijo sacando unos cuantos condones femeninos- caducidad… ¡sí! Caducan el otro año…

Dejó todo lo demás tirado en el suelo y salió corriendo, cerró de nuevo la puerta de su apartamento y cuando iba a entrar al de Lena la puerta estaba con llave.

-¿Qué?... ¿pero qué demonios?- Yulia sacó su llave, abrió la puerta y entró sin hacer ruido, Lena estaba sentada en el sillón viendo hacia el techo.

-Lena…

-Yulia…- dijo volteando a verla- discúlpame por favor… es solo que, no sé qué pasó, yo perdí el control… pero no quiero perderte, sé que no debí besarte pero… lo siento en verdad, ahora que sé que no sientes lo mismo que yo solo quiero pedirte que lo olvides y continuemos con nuestra amistad sin que esto afecte… suena difícil pero sí se puede, solo olvidémoslo ¿sí?

-No, no podré olvidarlo.

-Yul, por favor…

-Lena…- dijo sentándose a su lado y tomándola de las manos- no lo olvidaré porque yo también quiero esto, si me fui es porque recordé algo urgente pero ya está arreglado y eso no podía esperar a mañana porque no quiero interrupciones.

-Pero tú…- Lena no pudo continuar hablando, los labios de Yulia sobre los suyos se lo impedían - perdón por hacerte pensar otra cosa…- volvió a besarla, la pelirroja entendió el lenguaje de los besos de Yulia, sabía que era sincera y también ella deseaba lo mismo, Lena volvió a llenarse de alegría y empezó a besarla, las manos de Lena acariciaban la espalda de Yulia mientras ella acariciaba la cintura y la cadera de la pecosa.

La morena volvió a recostar a Lena en el sillón.

-Vamos al cuarto- dijo Lena sin dejar de sentir los labios de Yulia en el cuello.

Ambas se levantaron y caminaron al cuarto cerrando la puerta, Yulia tomó de la cintura a Lena y volvió a besarla

-Yul, espera, hay algo que quiero pedirte- dijo alejándose un poco.

-Dime...

-Esta será mi primera vez... sé que te preguntas qué pasó con Hanna pero... será mi primera vez, ten... cuidado por favor- dijo sonrojándose y desviando la mirada.

Yulia tomó su barbilla levantando el rostro pecoso y le besó los labios.

-No te preocupes, confía en mí, no te lastimaré.

Lena sonrió y volvió a pasar sus brazos por el cuello de la morena volviendo a besarla, Yulia la llevó de espaldas a la cama y la acostó, quedando encima de ella, las manos de la morena comenzaron a subir de la cintura a los senos de la pelirroja, la tocó con cuidado casi rozándola, Lena se estremeció y dejó escapar un gemido, después Yulia bajó las manos y levantó la blusa quitándosela, Yulia admiró la piel blanca y empezó a besar el abdomen, subiendo hasta los senos atrapados aun detrás del brasier negro, Yulia inconscientemente pasó la lengua por sus labios y despojó a la pelirroja de esta prenda dejándola totalmente desnuda de la cintura hacia arriba.

-Eres hermosa Lena…

Ambas chicas sonrieron y Yulia acercó su boca a los blancos senos y empezó a masajear el pezón con la lengua mientras con la otra mano tocaba el otro seno, Lena tomó el cabello de Yulia para evitar que se alejara de ella y con la otra mano apretó la mano de la morena sobre su seno, Yulia entendió que Lena necesitaba más pasión y así lo hizo, la morena se mantuvo entretenida por largo rato, besando y lamiendo, suave y tiernamente con tranquilidad cada uno de los senos de la pelirroja y también mordiendo y succionando con desesperación, complaciendo a su compañera y por supuesto a ella misma.

Sus manos recorrían cada curva, la miró a los ojos, los vio llenos de placer, Yulia desnudó por completo a Lena en un segundo.

Una idea le vino a la mente, haciéndola sonreír con malicia.

Sin mediar palabras, tomó a la chica por las caderas, dejándola al borde de la cama.

Yulia no tardó en acariciar las rodillas de la chica sentada frente a ella, separando luego las sensuales piernas para descubrir la intimidad de la joven.

Y ahí estaba Lena, respirando agitada de solo ver como su amante la observaba con detenimiento; había admiración en sus oscuros ojos azules, sin mencionar la lujuria y la pasión.
Lena vio atentamente cómo Yulia escondía la cabeza entre sus piernas. Luego, un pequeño choque eléctrico la recorrió entera. El sentir como la morena clavaba dulcemente esa traviesa lengua en su intimidad, recorriéndola con paciencia, lamiéndola entera, separando cuidadosamente los pliegues para poder disfrutar más de ella... era hermoso.

-Ahhh, Yu.. li ...aahh…

La pelirroja hubiese querido alargar aquel gemido, pero esos labios aprisionando su clítoris, casi la hicieron desmayarse. No imaginaba que Yulia fuera tan apasionada y tierna a la vez.
Así, el cuerpo de la mujer se relajó, disfrutando la forma en que la morena deslizaba su lengua, acariciando con insistencia el botoncito que coronaba la entrada de su sexo.

-Aahh...

Yulia estaba satisfecha de oírla gemir de forma tan sensual, cosa que la incitaba a continuar, más pronto, los bocados que daba al sensible sexo de la chica, se volvieron más desesperados.
Yulia estaba hambrienta de ella y quería disfrutarla al máximo una y otra vez.
Succionó el clítoris de la pelirroja, sintiendo cómo esta se retorcía agradecida por ello, pues pequeñas convulsiones de placer la habían recorrido al sentir el orgasmo.

-¡Aah! ¡Yulia!

Lena casi le gritó, arqueando la espalda y echando la cabeza hacia atrás, posando las manos sobre los oscuros cabellos de su amante, intentando retenerla entre sus piernas, que siguiera prodigándole placer.

Cansada, Lena se dejó caer sobre las tibias sabanas de la cama, siendo abrazada instantes después por la ojiazul, quien la llenó de besos y caricias.

Yulia no sabía qué tenía esa mujer, que la estaba volviendo adicta a ella, con tenerla esa vez supo que no podría estar sin ella jamás.

Entonces, deslizó sus suaves manos nuevamente por la cintura de la pecosa, tocando cada rincón de aquel cuerpo.

Posando sus dulces labios en su vientre, mientras sus manos, no perdían tiempo y ya se encontraban rodeando el sexo de Lena. Quería hacerla vibrar nuevamente, que suspirase las cinco letras de su nombre y lo hizo... la seda de sus manos la acariciaban con paciencia.

-Aahh….¡Yulia!

La chica sonrió con placer al escuchar a su amante gemir entre sus labios; quizás ya la había hecho esperar suficiente, la morena se levantó de la cama y se despojó sola de su ropa, dejando el pantalón al pie de la cama mientras veía a aquella diosa con las piernas abiertas esperándola, estudiándola con la mirada llena de deseo.

Yulia se acercó nuevamente y la acomodó en la cama, acarició sus senos mientras la besaba, después se hincó entre sus piernas, Yulia se agachó y acarició con la lengua el sexo húmedo de la pelirroja mientras ésta volvía a gemir, después con un dedo primero entró en ella lentamente, atenta a su rostro, Lena gimió más fuerte y su respiración se aceleró, después introdujo dos dedos en la pelirroja.

-Aaah Yulia…. ¡Sigue! No te detengas sigue… ¡sigue!

La morena aceleró el ritmo, Lena seguía gimiendo, pensó que no podría recibir más placer pero se equivocó, abrió los ojos desmesuradamente cuando Yulia empezó su labor nuevamente al lamer y chupar su clítoris al tiempo que entraba y salía rápidamente de ella.

-¡¡¡¡Aaaahhh!!!! Yu… ¡¡Yulia!!- decía entre gemidos y respiraciones ruidosas y agitadas, la espalda de la pecosa volvió a arquearse mientras los dedos de Yulia eran empapados… Lena había tenido otro orgasmo.

-Dios… Yulia… eres maravillosa…- dijo tratando de jalar aire.

-No, tú eres maravillosa- dijo besándola, la pecosa sintió húmedos los labios de la morena, esto la excitó, empezó a tocar los senos de Yulia, sentía sus pezones erectos entre sus dedos, nunca había sentido eso antes pero le gustaba… vaya que le gustaba.

-Esta noche será para ti- dijo Yulia volviendo a besarla, después Yulia fue a la orilla de la cama donde estaba su pantalón.

-¿Qué haces?- dijo Lena- ven aquí…

-No me iré a ningún lado- dijo acariciando las piernas de la pelirroja- de verdad me gustan tus piernas- tomó una y la puso en su hombro, comenzó a besarla y tocaba hasta donde sus brazos le permitían, Lena cerró los ojos, en ese momento Yulia aprovechó para sacar el condón de su empaque y ponérselo, después separó las piernas de Lena y se acomodó en medio y empezó a friccionar.

-¡¡¡Yul!!!... ¡No te detengas!

-¡¡Lena!!

Decían entre jadeos y gemidos, después ambas tuvieron el orgasmo al mismo tiempo.
Lena cerró los ojos con cansancio y satisfacción, en ese momento Yulia se quitó el condón y lo aventó bajo la cama, después se dejó caer en la cama cansada, y cerró los ojos.

-Yul, eres fantástica- dijo besándola.

Yulia sonrió-Tú lo eres también- le dijo y se dedicó a besarla, estuvieron horas besándose y acariciándose hasta que la noche y el cansancio las venció.

Continuará...

10 comentarios:

  1. woow simplemente increible
    que pena que tenga k esperar hasta la proxima semana para leer la continuacion

    blackrose GRACIAS POR PUBLICAR EL FLIC

    ResponderEliminar
  2. o.o!!!!!!!!!!!!...nada k dcir.....!!! muy buen cap!!! u.u espero cn ansias el sgte...*¬*

    ResponderEliminar
  3. omg *¬*...genial cap black!!!ya qiero ver la conti.

    ResponderEliminar
  4. como siempre un gran cap muy bueno el cap muy interesante el cap(muy emocionada por lo q paso) es mi imaginacion o como q todo el mundo empezo a comentar mas rap q en los otros cap(sera por el contenido q tuvo este cap) muy bueno el cap me encanta estuve todo el dia viendo si lo subias y pense q no lo arias pero gracias muy bueno espero con gran ancias en proximo cap espero q sea tan bueno como este (y como los otros claro no por q tenga lemon sea mas interesante jajajajaja)

    {(angie)}

    ResponderEliminar
  5. jajajajaja yo creo q sí angie, q es ver lemon y hay más revolución y con ello comentarios xddd Gracias por comentar todos los posts de los fics de alejandra ;)

    Gracias por los coments y tranquis q hay hanna para rato!! :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. jajaja claro para mi es todo un placer comentar las historias de alejandra q son estupendas ya me volvi fan de ella y sus historias son estupendas y claro gracias a ti por tomar un tiempo y subirlas y siempre me divierto con tus historias finales son muy divertidas jajaja(y me facina la imaginacion q tiens para crearlas jajaja auq sea algo perver) bueno espero con gran entuciasmo el proximo cap me emociona esta serie muy buena la imaginacion de alejandra

    {(angie)}

    ResponderEliminar
  7. Ahhh.. que capitulo (o_o) ya quisiera leer el siguiente..
    Excelente trabajo..

    ResponderEliminar
  8. Excelente Alejandra que maravilloso capitulo ya quiero que sea jueves estoy sumamente ansiosa de ver que va a pasa ahora. Blacky que magnifico post muchas gracias.

    ResponderEliminar
  9. cuando hay nueva publicacion estoy de veras ansiosa este es uno de los mejores fic que he leido felicidades!!!!

    ResponderEliminar

Agradecemos y nos hace feliz que te animes a comentar, por favor al manifestar tu opinión recuerda hacerlo con tolerancia, recordando que no todos pensamos igual. Las críticas deben ser constructivas, siempre en un marco de respeto.

Las administradoras del blog se reservan el derecho de borrar cualquier comentario que resulte ofensivo.

Al comentar recuerda que estás mejorando tu cutis y reafirmando tus glúteos ^^