domingo, 25 de agosto de 2013

Cartuchos plateados (reload)

Hola yurifans Kt me pidió que resubiera este relato corto de Mai Hime, dicho y hecho.

Para quienes no hubiesen nacido o desatrancado su puerta hace muchisimo tiempo escribí varias historia sobre Natsuki u Shizuru (pareja que jamás será votada queridas amigas XDDD).

Lo dicho aqui teneis Cartuchos plateados y si os quedan ganas leed otras entradas del blog como "Si echo la vista atrás, recuerdos de Kaichou-sama". Buen día


Cartuchos plateados

 

Nao lloraba desconsolada tirada sobre aquel frío suelo mojado mostrándose como la niña que era y que durante tanto tiempo se negó a admitir ser, lloraba como la persona que descubre que ha quedado totalmente sola en el mundo, lloraba como lloré yo una vez en el pasado cuando perdí a mi madre y a Dhuran en aquel accidente de tráfico.

 

Cuando aceptamos el poder Hime ya lo sabíamos, sabíamos que poníamos en juego lo más importante para nosotros, pero quizás la sed de venganza nos impide ver el riesgo que asumimos.

 

Nao lloraba porque sabía lo que implicaba la derrota de Julia, su madre….su querida madre ya no permanecía en este mundo, ya no tenía fuerzas, sin esperanzas levantaba la mirada hacia Shizuru quien sostenía la Naginata con la determinación de asestarle el golpe que le reuniría nuevamente con ella….creo que no le hubiese importado, que lo deseaba; allí con el corazón sobrecogido estaba a punto de ser testigo de un nuevo asesinato que Shizuru estaba dispuesta a cometer por mí, por el amor que decía sentir hacia mí.

 

Yo observaba a Nao, aquella chiquilla impertinente corroída por la venganza, mi sombra, mi oscuro reflejo en un espejo, yo podría haber sido como ella pero fue Shizuru mi ángel de pelo dorado quien dio luz a mi corazón y me rescató de caer en las tinieblas, esas tinieblas a las que yo la había arrojado…¿cómo no lo había sospechado? ¿cómo había estado tan ciega….?

 

El viento se agitaba a mi alrededor y miles de partículas cálidas rodeaban mis manos, nuevamente se habían materializado mis armas, me interpuse entre ambas y encañoné a Shizuru con mis elementos mientras la imploraba que perdonara la vida de Nao, Shizuru quien aun estaba perdida en su estado de locura bajó la narigata sorprendida por la vuelta de mis poderes, y con su calma habitual se retiró informándome que había destruido al primer distrito pero que aun quedaban algunos cabos sueltos…no, no la detuve cuando se fue, no era sólo porque no estuviera preparada para enfrentarme a ella, creo que en el fondo de mi corazón quería que los destruyera a todos, que cuidara de mí y terminara mi venganza….

 

Me encontraba otra vez en el precipicio de mi accidente que tantas veces había visitado en el pasado, aquella podría ser la última vez, era el momento de cerrar las llagas que yo misma había provocado, allí me despedía de mi madre, daba igual lo que hubiera ocurrido en el pasado confiaría en mi instinto, el profesor afro también estaba allí…todo estaba decidido tenía que detener a Shizuru, salvarla como ella tantas veces atrás lo había hecho conmigo cerrar la grave herida que yo le había asestado y que había quebrado su corazón, puesto que fue mi rechazo a sus sentimientos, mi rechazo hacia ella lo que la sumió en la locura….pero ahora con el sol poniéndose en aquel violáceo  atardecer en el que las olas chocaban contra las rocas yo ponía en orden mis pensamientos, mis sentimientos, era el momento de actuar….

 

-cuando termine, todo quedará en tus manos Mai…-

 

Atravesé los pasillos de Fuuka  montada a lomos de mi moto, con el corazón tan acelerado como el cuentarrevoluciones del vehiculo… al fondo del edificio en la sala de Juntas del Consejo

 

-si debe estar ahí , siempre está esperando allí por mí…-

 

La puerta se rompe con gran facilidad ante la envestida de mi moto… Shizuru bebiendo su taza de té no parece sorprendida, tengo que detenerla, poner fin a toda esta locura, las pistolas se materializan nuevamente en mis manos y miles de cartuchos plateados salen de sus brillantes cañones, yo instintivamente cierro los ojos y mis siempre certeros disparos salen ligeramente desviados, lo suficiente para que Shizuru los esquive con facilidad, no me ataca con su naginata, tan solo la esgrime con elegante maestría para detener mis ataques; invoca a Kyohime, pero éste se limita a perseguirme y a tratar de acorralarme , consciente de su  estrategia salgo al exterior.

 

 Shizuru aun en esta situación tan cortés como siempre se disculpa por sus ataques, invoco a Dhuran, su tamaño es inmenso, iguala al de Kyohime, veo como se torna en desesperación la mirada de  Shizuru, y es que cuanto dolor debe contener su pecho en ese momento… Kyohime me ataca toscamente, me es fácil esquivar su ataque, pero la astuta Kaichou me ha tendido una trampa, al evitar su golpe entro en las ruinas de la iglesia y quedo atrapada bajo la vieja campana, Shizuru lanza contra mí su arma, sorprendentemente no tengo miedo, la mortal naginata destruye mi celda metálica y rodeándome por la cintura me atrae hasta su dueña.

 

 Shizuru me libera y me sostiene con un cariñoso abrazo…el cálido abrazo de un niño perdido que vuelve a casa, despacio alejo mi cuerpo del suyo y mi mirada vítrea se clava en sus ojos cobrizos, se ve muy bella, sí, estoy segura detrás de esa triste mirada sigues estando ahí, mi ídolo dorado; mi mano tiembla pero empleo todo mi empeño en levantarla, retiro su pelo, es suave como hilos de seda, mis labios se separan, no dudan no en ese momento, no ante esta persona, cierro los ojos en un gesto instintivo, se produce el contacto, su boca acoge a la mía, sólo unos segundos, lo suficiente para que un impulso eléctrico recorra la breve distancia de mis labios hasta su médula, el tiempo suficiente para que Shizuru abra los ojos y despierte, despierte de la pesadilla en la que ha estado sumida, a la que yo he empujado…su rostro es todo desconcierto, la abrazo y le susurro al oído que la quiero, puede  que no sea de la forma que ella siente hacia mí pero al fin y al cabo siento algo por ella  y la necesito a mi lado…

 

Es increíble que tan sólo dos palabras puedan curar un alma sesgada

 

        te quiero- 

 

¿era eso lo que necesitabas oír verdad Shizuru?, lo que haría que volvieras a ser tú, la mujer más fuerte y valiente que he conocido, tu mayor pesadilla era que te rechazara y me alejara de ti, que te odiara por los sentimientos que tenías hacia mí …y yo hice realidad ese mal sueño, pero no te equivoques jamás te he odiado y  ahora todo estaba bien, sí, todo iba a ir bien… ¿verdad Mai…?

 

-          Dhuran Carga el cartucho de plata-

 

Shizuru tiembla un momento, sabe lo que eso significa, yo me iré pero no tengas miedo mi bella presidenta porque tú vendrás conmigo…

 

Siento que el alma ya no me pesa y allí con Shizuru entre mis brazos una cálida sensación de tranquilidad se instala en mi pecho, mi cuerpo desprende destellos aguamarinos  y empieza a desintegrarse pero mis dedos consiguen hacerse paso a tiempo entre el cabello de Shizuru, que extraña sensación ¿es esta la paz que se siente al morir? ¿o no? ¿Qué podría ser si no? ……cuanta paz … Estoy feliz…

 

fin

 

 Arena-medianoche

2 comentarios:

  1. *w* mis palabras...no hay palabras pa describir lo bello que ta!

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo gracias!!!
    --Sam

    ResponderEliminar

Agradecemos y nos hace feliz que te animes a comentar, por favor al manifestar tu opinión recuerda hacerlo con tolerancia, recordando que no todos pensamos igual. Las críticas deben ser constructivas, siempre en un marco de respeto.

Las administradoras del blog se reservan el derecho de borrar cualquier comentario que resulte ofensivo.

Al comentar recuerda que estás mejorando tu cutis y reafirmando tus glúteos ^^