jueves, 9 de septiembre de 2010

Mi odiosa madrastra - Capítulo 9 y 10

Sin demora aquí os traigo el siguiente capítulo de este fic, siento no haber hecho caso a quien me suplicaba (xd) que lo subiera antes, pero las normas son las normas, y siempre hay que dejar un margen para darle más intriga al asunto jajaja ;P

Sin más, que lo disfruteis!


Mi odiosa madrastra


Autor: Akton

Capítulo 9

3 semanas después…

Me levanto de mi escritorio y camino hacia la ventana, fijo la vista en el urbano y casi níveo paisaje, trato de ordenar mis pensamientos – me he vuelto dependiente a ti… - digo al soltar un profundo suspiro – trato de sacarte de mi vida, pero siento que al hacerlo, muere algo dentro de mi… - digo al hacer una mueca y tocar mi nuca.

Desde aquel segundo encuentro, ella siguió visitándome en las noches (por dos semanas) habían veces que no respondía a sus besos, que deseaba abofetearla y largarla de mi habitación, de mi vida y de mi corazón, mas no pude… no pude evitar sentirme bien, cuando en esas anheladas noches, sus labios rozaban casi tímidamente los míos, para luego culminar en uno de esos besos donde se entrega hasta el alma… no sé si ella sepa o no que finjo estar dormida, solo sé que al probar sus labios, estos queman mi piel.

Era irónico vernos discutir en el día, sin embargo cuando el sol se ocultaba, las cosas cambiaban, éramos dos almas esclavas de nuestros impulsos, tal vez de nuestro corazón, cuando en aquellas frías noches ella aparecía e inundaba mi habitación con su aroma, todo era diferente, el enojo, el orgullo, todo desaparecía, solo quería perderme en sus labios, quería dejar de pensar por un momento, quería confesarle en mis besos, lo que no pueden pronunciar mis labios.

Me exasperaba que en las mañanas al desayunar, se comportara como “aquí no a pasado nada” delante de mi madre y de nanny se hacía la digna ¿esa mujer no sabe qué es tener vergüenza? en ciertas ocasiones llegue a levantarme de la mesa, no soportaba su falsedad, pero yo tampoco me quedaba atrás. A pesar de las cosas que decía de ella, en las noches esperaba ansiosa por sus besos, por esos hondos suspiros que dejaba escapar de sus labios antes de irse, por su aroma, ósea por ella.
Tanto ella como yo éramos hipócritas si, porque esa es la palabra correcta para definir lo que estaba pasando entre nostras: “hipocresía”, llego un momento que no pude mirar a mi madre a los ojos ¿cómo hacerlo? Me daba vergüenza mirarla y tener que decirle cientos de barbaridades de “esa mujer” cuando en la noche me besaba con la que decía odiar, creo que mi madre lo noto, aunque nunca me pregunto ni me a preguntado nada.

Al parecer tenía razón, Frederick esta enamorado de Lena, lo sé por la forma en que la mira y le habla. He llegado a pensar que son amantes y que le veían la cara a papá “y hasta a mí” sin embargo hay veces que noto que Lena no sé da cuenta de sus “indirectas” o se hace la que no se da cuenta.

Sinceramente ya no sé qué pensar…

Al pasar las dos semanas, tome la decisión de ignorarla y creo que ella lo notó, discutíamos demasiado, ya no me enojaba tanto el hecho “de que sea oportunista o no” me exasperaba el hecho de que ella tenía (y tiene) la osadía de decirme que no le gustan las mujer, pero y entonces ¡POR QUÉ DEMONIOS ME BESA?!!! Estuve en dos oportunidades a punto de gritarle, que sabía muy bien lo que ella hacía en la noche y que esperaba una respuesta de su parte, mas me he contenido… me he contenido porque temo que el día en que le haga esa pregunta deje de seguir visitándome en las noches y ya siento que no puedo vivir sin sus besos, o pudiera ser que yo también al enfrentarla termine por confesarle lo que siento.

Damián pesco un resfriado y no pudo a ir a Bucarest a cerrar un importante trato con un nuevo cliente, yo tenía que arreglar algunas cosas en San Petersburgo, así que Lena tuvo que ir a Rumania hacerlo.

Esta semana he sentido su ausencia y aunque me duela admitirlo, la extraño demasiado, sin darme cuenta me volví dependiente a ella, siento que la necesito como necesito respirar…


Me quito de la ventana y vuelvo a sentarme – ¿podré seguir callando esto? - digo al tocar mi pecho – creo que no… - dice James al entrar – yo… - digo al rascar mi cabeza y bajar un poco la mirada - ¿yo? – Dice al sonreír y mirarme – yo… yo… - digo al bajar la mirada y mover mis dedos nerviosamente - ¿qué es lo que te atormenta? ¿Qué es lo que estas callando? – dice al cruzar sus brazos y levantar una ceja – nada… - digo sin mirarlo - ¿nada? Te conozco como la palma de mi mano, algo te está pasando, dime qué es – dice un poco preocupado – creo… creo que… creo que me enamoré… me enamoré de la persona incorrecta y no sé cuanto más lo pueda ocultar – digo al mirarlo – últimamente no has salido, así que supongo que conozco a la chica, debe ser alguien de la empresa, por que aquí te la pasas metida – dice pensativo - ¿sabes? No sé que hacer, este sentimiento me esta matando – digo al cubrir mi rostro con mis manos – ya veo, estoy seguro que esto que diré, te sonará absurdo, pero es la única respuesta lógica que halle…te enamoraste de tu madrastra ¿verdad? – dice al levantarse y caminar hasta mi – al parecer no es tan absurdo lo que dije ¿verdad? – dice al colocarse en cuclillas y quitar mis manos del rostro – respóndeme ¿estás enamorada de la señora Elena? – Dice al tocar mi mentón - ¿estás enamorada de tu esposa? – dice al verme a los ojos – si… - digo al morder mi labio inferior y dejar caer algunas lagrimas – me enamoré de ella… y no logro sacarla de aquí – al señalar mi corazón – la trato mal, le he dicho hasta de lo que se va morir… me desespera, pero aun así la quiero – digo al abrazarlo – tengo miedo… tengo miedo de que sea una oportunista… y al entregarle mi corazón lo bote… lo bote a la basura como un traste viejo – digo al sentir como acaricia mi espalda – shhh… tranquila ¿ella sospecha algo? – dice al acariciar mi espalda y nuca – no… no creo, hay algo peor – digo al separarme de su abrazo y levantarme - ¿peor? – dice al levantarse y fruncir el ceño – si… - digo al secar mis lagrimas y mirar hacia la ventana – hace una semanas atrás, después que volvimos de Siberia… ella…(suspiro) ella entro a mi habitación y me beso, pero no le correspondí, pensé que había sido un sueño, sin embargo dos noches después me di cuenta que no era así – digo al voltearme y mirarlo – lleva semanas hiendo a mi habitación, solo que desde el segundo encuentro, yo… yo le correspondo y finjo estar dormida… por favor no me mires así – digo al notar su asombro – ustedes ya… - dice al levantar una ceja y hacer unos ademanes con sus manos – ¡NO! Ya te dije que solo nos besamos, ella piensa que le correspondo inconcientemente – digo algo sonrojada – ah ya… me has dejado… wow – dice al rascar su cabeza y cubrir su boca – ustedes se odian, no se soportan, a veces están a punto de matarse… ¿cómo es posible que se besen? – dice al sentarse y pasar una mano por su rostro, como si tratara de buscar una respuesta “lógica” – no me preguntes eso, por que desde que descubrí que la amo… me hago la misma pregunta (y otras más) – digo al sentarme y suspirar – tu… ella… ella… tu ¿ella también te ama? – dice al levantarse y servirse una copa de vodka – no… no lo creo, quizás me desee… ¿sabes? Me obstina que delante del mundo, ella diga que no le gusten las mujeres y en las noches vaya a besarme – digo al servirme una copa también – mira, yo no podría decirte si te ama o no, pero no debes molestarte ¿cuántas veces no me has dicho que la odias? Que no soportas su cercanía… tu y ella son iguales, tarde o temprano sabrás que es lo que siente, como amigo te digo que trates de calmarte y que le bajes un poco a esa soberbia que tienes, si no lo haces terminará matándote, tanto a ti como a ella – dice al terminar su bebida y levantarse – una cosa es decirlo y otra hacerlo – digo al servirme otra copa – el vodka no te va a dar las respuestas que necesitas… ya me voy, solo quería saber como estabas, por cierto me saludas a tu mamá – dice al besar mi frente – te acompaño hasta el ascensor – digo al arreglar mis mangas – esta bien – dice al abrir la puerta y salir.

Piensa muy bien lo que te dije y por favor no tomes – dice al caminar y presionar el botón del ascensor – no te prometo nada, pero tratare – digo al esbozar una media sonrisa – algo es algo – dice al despeinar mi cabello – no… hagas… eso – digo al ver como el ascensor abre sus puertas y Lena queda delante de nosotros - ¿te sucede algo? – Dice ella preocupada al fruncir el ceño – nada… nada que te importe ¿te puedes quitar de mi camino? – Digo al recobrar mi postura – eres una persona tan… tan odiosa, pedante y amargada que… que… ¡me estresas!- dice irritada - no… - dice James al tratar de calmarnos, sin embargo lo interrumpo - ¿amargada? ¿YO SOY LA AMARGADA? ¡POR DIOS! si la amarga eres tú, más odiosa no puede ser… si sigues así no encontraras a nadie quien te ame... – digo en tono iracundo al mirarla “quien la ve piensa que es un angelito” sin embargo es de esas personas “tira la piedra y esconde la mano” – pues hay muchos… hay muchos que me quieren así – dice al bajar la mirada - ¿Cómo Frederick? – digo al cruzar mis brazos – COMO ÉL – dice de forma altanera al mirarme – lo sabía… sabía que eras… - digo al apretar fuerte mis puños – después te llamo James – digo al besar su mejilla y caminar deprisa hasta mi oficina – NO QUIERO QUE NADIE ME MOLESTE – digo al azotar mi puerta – yo aquí extrañándola, sintiéndome…- digo al servirme una copa de vodka - argg ESA MUJER ES UNA CUALQUIERA, yo sabía… YO SABÍA QUE ERAN AMANTES – digo al estrellar el vaso contra la pared - ¡QUE SE VAYAN AL INFIERNO LOS DOS! – digo al tirar todos los papeles de mi escritorio - ¡QUÉ DEMONIOS TE SUCEDE?! – dice al entrar y azotar la puerta - ¿quién te crees que eres? Ah RESPONDEME... – dice al levantar una ceja – no tengo que responderte nada, vete de aquí… si no te vas ahora mismo, esto no terminara bien – digo al intentar retener las lagrimas – esto no comenzó bien Yulia, es imposible que acabe bien – dice al soltar un bufido más de cansancio mental que físico.

Sabía que tarde o temprano ella haría algo que me demostraría la clase de persona que es - ¡LARGATE! – digo al limpiar mis ojos y mejillas – NO ME IRÉ… ¡ESTOY HARTA! Estoy harta que siempre digas que soy una cualquiera, que yo sepa la que se acostaba con la primera mujer que veía eras tu – dice al cruzar sus brazos - ¿cómo te atreves? – digo al acercármele – lo mismo me pregunto yo… ¡POR DIOS YULIA MADURA! Ya no eres una niña, compórtate de acuerdo a la edad que tienes… de todas formas si me acuesto o no con Frederick… ¡NO ESTU **** PROBLEMA! – dice al hacer ademanes con sus manos, sus mejillas están coloradas, al igual que sus orejas – yo no me la tiro de virgen y mucho menos de Santa… tienes razón, si te acuestas con él es tu **** PROBLEMA, pero entonces quítate esa mascara de niña buena y muéstrale al mundo la clase de víbora que eres – digo al empujarla – no hagas papeles de doncella, cuando eres… CUANDO ERES UNA CUAl… - no termino la oración por que una de mis mejillas se encuentra adolorida por la bofetada que me acaba de dar, toco mi enrojecida mejilla y le devuelvo la bofetada - ¡QUE SEA LA ÚLTIMA VEZ QUE ME TOQUES! –digo al ver como se toca su mejilla izquierda - ¡ERES UNA ESTÚPIDA! ¡POR MI VETE AL DIABLO!
Quieres que las personas sean honestas y tu misma no lo eres… - dice al limpiar algunas lagrimas y darse la vuelta – AH QUIERES HABLAR DE “HONESTIDAD”… hablemos entonces, te aseguro que yo no soy ni la mitad de falsa ni buena actriz que eres tú – digo al tomarla del brazo - ¡SUELTAME! no sabes lo que dices – dice al intentar soltarse – ah no sé lo que digo… por que ahora alucino, por que ahora estoy loca ¿verdad? – Digo en tono sarcástico al jalonearla – de todas formas quiero que me expliques… (Respiro) quiero que me expliques ¿Por qué diantres vas a mi habitación en las noches y me besas? – Digo ante su mirada atónita – yo… - dice en tono enervador.

Continuará...



















Es bromaaa! Hoy estoy de buen humor así que os dejo otro capítulo, espero que haya funcionado y os haya dado un medio infarto xddd :P



Capítulo 10

Bajo del avión y vuelvo a pensar en ella – te extraño tanto, me hacen faltas tus besos, el aroma de tu cuerpo… me haces falta tu, Yulia – digo al soltar un fugaz suspiro y tomar mis maletas.

Esta semana fue eterna sin ella, hable todos esos días con Larissa, mas la voz que deseaba escuchar era la de Yulia… si hubiera tenido que permanecer un minuto más en Rumania “hubiera enloquecido” trate de tomar esos días como reposo mental, sin embargo su imagen aparecía constante en mi mente, solo tenía que cerrar los parpados y podía ver sus azules y profundos ojos mirarme, tocaba mis labios y aun podía sentir el sabor de los suyos…

Por más que trate de odiarla, no puedo, Yulia se ha convertido en mi vida, la necesito como necesito respirar…

Sigo caminando hasta que veo a menos de 3 metros a Larissa y a Frederick - ¡Lena! – dice ella al abrazarme y darme un beso en la mejilla - ¿cómo estuvo el vuelo? – dice al darles las maletas a Frederick – mmm… bien – digo al sonreír – ese “bien” no me convence ¿te sucedió algo en el camino? – dice al fruncir el ceño – no… para nada, es solo que no me gusta viajar mucho y menos estar tanto tiempo en un país extranjero (si como no… ¡¡no soporto estar lejos de tu hija!!!!) – entiendo… vámonos, supongo que necesitas descansar – dice al caminar – no me siento cansada, llevaré estos papeles a la empresa y después iré a ver a papá – digo al bajar la mirada “no me gusta la manera en la que me esta mirando Frederick” – esta bien, entonces nos veremos en la mansión, quede con una amiga en ir a almorzar y voy tarde – dice al detener un taxi – nos vemos – dice al besar mi mejilla e irse.

Necesita descansar, puede dejar los papeles para otro día – dice Frederick al abrirme la puerta – no estoy cansada, necesito entregarle estos papeles a Yulia e ir a ver a mi padre – digo al sentarme y colocarme el cinturón de seguridad – estos días la señora a estado irritable, peor que cuando usted esta… - dice al entrar – cuando es que Yulia no esta irritable… - digo al hacer una mueca y cruzar mis brazos – creo que ni siquiera la extraño… no sé como puede tratarla así - dice al mirarme fijamente – de seguro lo hizo, pero su orgullo le impide reconocerlo… – digo en tono bajo al mirarlo y notar que esta algo ido – Frederick ¡FREDERICK!!! - Digo al agitar mi mano frente a su rostro – yo… lo… lo siento, me decía – dice al rascar su cabeza y encender el auto – nada… por cierto no quiero que me esperes, puede que me quede un buen rato, así que lleva mis maletas a la casa – digo sin mirarlo.

Desde hace 3 semanas he notado a Frederick algo extraño… ¿qué le pasará?

Lo que resta del camino permanecemos en silencio, en estos momentos no quiero hablar, solo quiero ver a Yulia, aunque sea para pelear.

Al llegar a la empresa, siento mi corazón algo desbocado “ni siquiera me despido de Frederick” al entrar me saludan las chicas de recepción, solo esbozo una media sonrisa (como señal de saludo) y tomo el ascensor.

Antes de irme sentí a Yulia “extraña” para ser especifica me ignoraba ¿por qué? No lo sé, tengo la leve sospecha que sabe muy bien lo que hago en las noches y si tengo razón… bueno ojalá que no tenga razón, por que no sé que le diría.

Subo la mirada y me doy cuenta que estoy llegando a mi destino, me quito las gafas y me observo unos instantes – estoy bien… – digo al sonreír algo nerviosa y escuchar ese característico sonido que hacen los ascensores antes que se abran las puertas. Al abrirse intento salir, pero unos cautivantes ojos azules hacen que sienta cierto estupor al darme cuenta de quien era la dueña de aquella hermosa mirada - ¿te sucede algo? – Digo preocupada al ver que casi no respiraba - nada… nada que te importe ¿te puedes quitar de mi camino? – dice de forma grosera como siempre.

Odio cuando arruina los bellos momentos - eres una persona tan… tan odiosa, pedante y amargada que… que… ¡me estresas! – digo realmente irritada, si tan solo se hubiera quedado callada… pero no! Tenía que abrir la boca y arruinar el momento - ¿amargada? ¿YO SOY LA AMARGADA? ¡POR DIOS! si la amarga eres tú, más odiosa no puede ser… si sigues así no encontraras a nadie quien te ame... – esas últimas palabras sí, si que dolieron…

A veces se deja cegar por el orgullo y no mide sus palabras, bueno ninguna de las dos lo hace – pues hay muchos… hay muchos que me quieren así – digo al bajar la cabeza un poco molesta, estos son los momentos que tengo ganas de gritarle que sé muy bien que me ama, pero si lo hago lo negara hasta el final, así que no perderé mi tiempo - ¿Cómo Frederick? – dice en tono altanero al cruzar sus brazos y levantar una ceja “¿celos?” - COMO ÉL – digo lo más tranquila que puedo para ver su reacción - lo sabía… sabía que eras… - dice al apretar sus puños y mirarme con cierta decepción.

No sé que decirle, más que molesta se ve desilusionada, se despide de su amigo y se va gritando cosas que no alcanzo a entender – creo que lo que le dije le entro por un oído y le salió por el otro – dice su amigo al negar con la cabeza - ¿ah? – Digo sin entender – nada… adiós - dice al entrar al ascensor.

Entro a mi oficina y me quito el abrigo – debe estar pensando que me acuesto con Frederick… si es así, es capaz de botarlo – digo al colocar los documentos en mi escritorio – entre él y yo no ocurre nada… debo hablar con ella – digo al salir y dirigirme a su oficina – por favor no entre – dice Diane nerviosa – ella y yo tenemos que hablar – digo al escuchar sus gritos – que nadie nos interrumpa – digo antes de girar la perilla y encontrarla tirando todos los documentos de su escritorio - ¡QUÉ DEMONIOS TE SUCEDE! –digo al azotar la puerta y cruzar mis brazos - quién te crees que eres? Ah RESPONDEME... – digo al levantar una ceja, no sé que vaya a ocurrir, pero todo tiene un límite y Yulia a colmado el mío - no tengo que responderte nada, vete de aquí… si no te vas ahora mismo, esto no terminara bien – dice al morder su labio inferior, como si tratara de no llorar “debe estar pensando lo peor de mi… ¡cosa nueva!” - esto no comenzó bien Yulia, es imposible que acabe bien –digo al soltar un bufido y bajar la mirada - ¡LARGATE! – dice al limpiar sus ojos y mejillas “¡OH no, esta llorando!” - NO ME IRÉ… ¡ESTOY HARTA! Estoy harta que siempre digas que soy una cualquiera, que yo sepa la que se acostaba con la primera mujer que veía eras tu – digo al recordar las historias que me contaba Larissa acerca de sus aventuras - ¿cómo te atreves? – dice al hacerse la digna “y dice que yo” - lo mismo me pregunto yo… ¡POR DIOS YULIA MADURA! Ya no eres una niña, compórtate de acuerdo a la edad que tienes… de todas formas si me acuesto o no con Frederick… ¡NO ESTU **** PROBLEMA! – digo al mover mis manos para tratar de calmarme, mas es imposible, sé que aunque le explique ella seguirá pensando que soy una cualquiera - yo no me la tiro de virgen y mucho menos de Santa… tienes razón, si te acuestas con él es tu **** PROBLEMA, pero entonces quítate esa mascara de niña buena y muéstrale al mundo la clase de víbora que eres – dice al empujarme, quisiera decirle más de cuatro cosas, pero a ninguna de las dos nos conviene - no hagas papeles de doncella, cuando eres… CUANDO ERES UNA CUAl… - no la dejo continuar, levanto mi mano y la abofeteo “¿cómo se atreve? Y así dice amarme?” noto como toca su mejilla y me mira con cierto odio, por alguna razón su mirada me petrifica, mi respiración se agita más de lo normal y la veo aproximarse “¿Qué hará? Pienso al ver como levanta su mano y me abofetea - ¡QUE SEA LA ÚLTIMA VEZ QUE ME TOQUES! – Dice realmente molesta, toco mi mejilla y cierta ira retenida se enciende en mí - ¡ERES UNA ESTÚPIDA! ¡POR MI VETE AL DIABLO! Quieres que las personas sean honestas y tu misma no lo eres… - digo al tratar de retener algunas lagrimas e intentar salir.

Si seguimos juntas es muy posible que nos matemos – AH QUIERES HABLAR DE “HONESTIDAD”… hablemos entonces, te aseguro que yo no soy ni la mitad de falsa ni buena actriz que eres tú – dice al tomarme fuertemente del brazo - ¡SUELTAME! no sabes lo que dices – digo al intentar soltarme, pero es inútil, a pesar de su tamaño es más fuerte que yo – ah no sé lo que digo… por que ahora alucino, por que ahora estoy loca ¿verdad? – Dice sarcásticamente al jalonearme – de todas formas quiero que me expliques… quiero que me expliques ¿Por qué diantres vas a mi habitación en las noches y me besas?

Aquella pregunta resonó una y otra vez en mi cabeza, todo este tiempo ella supo que iba a su habitación… todo este tiempo ella me… - yo… - digo al tratar de encontrar las palabras adecuadas… me había descubierto ¿cómo decirle lo que siento? – yo… pues… - digo en tono enervador al sentir su mirada, levanto la vista y me topo con sus hermosos ojos, que a pesar de todo me miran con cierto deseo, cierro mis ojos e impulsivamente me acerco a su rostro hasta probar sus labios “extrañe tanto esto…” pienso al colocar un brazo alrededor de su cuello “vamos, respóndeme” pienso al besar con vehemencia su labio inferior “de verdad que esta molesta” pienso al intentar separarme, pero ella coloca sus manos en mi cadera, acorralándome en la puerta, mientras comienza a besarme con cierta ansiedad y deseo, trato de relajar mi respiración, pero es imposible, me gustan sus besos y más la forma en que esta acariciando mis piernas…

Mi lengua comienza a entablar una “seria conversación” con la suya hasta sentir como me toma por los muslos, haciendo que mis piernas actúen solas y rodeen su cadera, se separa de mis labios para adueñarse de mi cuello – ahhh!!! - suelto un gemido al sentir su lengua en mi cuello y un poco más abajo.

Rodeo su cuello con mis brazos, ella baja sus manos hasta mis glúteos y comienza a acariciarlos – mmm… - digo antes de abrir los ojos y ver los suyos “¡Dios es tan hermosa!” vuelvo a acercarme a su rostro y la beso con pasión, con esa pasión retenida que ahora no puedo controlar. Ella me responde de la misma manera, sube sus manos hasta abrazarme y llevarme hasta el escritorio.

Separa de forma brusca mis piernas, colocándose en medio, para luego quitar con cierta rudeza mi saco, mientras seguimos besándonos, adentra su mano en mi falda y acaricia mi entrepierna cosa que me hace temblar - ahhh… - suelto otro gemido al sentir como su otra mano masajea uno de mis senos descontroladamente…

De un instante a otro empieza a desabotonar de forma desesperada mi blusa, mientras besa mi cuello y acaricia mis piernas – mmm… ahhh… - nunca me había sentido de esta manera, nunca me había sentido tan excitada, pero sus besos y caricias me llevan a otro mundo.

Muerdo su labio inferior y noto como tira detrás del escritorio mi blusa – te deseo… yo te… - dice al cerrar los ojos y volver adueñarse de mis labios “Dios su sabor es tan… es tan delicioso” de la nada siento esa sensación de calor recorrer mi cuerpo, mis manos comienzan a desabotonar su blusa desenfrenadamente, acaricio su nuca y espalda – yo… yo también… te… te deseo – digo al bajar las manos y acariciar tímidamente sus pequeños senos, su respiración se agita un poco más y puedo sentir su pezón endurecerse al tacto.

Ella se separa un poco y baja la mirada (se muy bien lo que mira) acaricia mi espalda, cosa que hace que cierre los ojos, un fugaz suspiro se escapa de mis labios, sus manos son suaves y cálidas, desabrocha mi sostén y lo saca.

Cierra los ojos y vuelve a besar de manera fogosa mi cuello, mientras sube un poco más mi falda para acariciar mis muslos, muerdo mi labio inferior y comienzo a temblar, sus manos se acercan cada vez más a mi sexo. Desabrocho y saco su sostén, ella baja un poco y empieza a besar, lamer y a succionar mi seno derecho, mientras acaricia el otro – ahhh…Yul… - toco su nuca con insistencia cosa que llama su atención, la acerco a mi rostro y la beso con desesperación, poco a poco siento como me va recostando y una de sus traviesas manos se cuela por el interior de mi falda y acaricia mi sexo por encima de la braga, de forma vacilante dejo sus labios, para bajar a sus pechos y comenzar a besar, lamer, succionar y morder sus erectos pezones – ahhh… Lena… - deja escapar un gemido al morder sus labios.

Después de deleitarme un poco con sus pechos, vuelvo a sus labios, solo que ella se separa, me levanto un poco y noto como se saca rápidamente el pantalón y las botas, por alguna razón mi corazón se acelera, ella vuelve a mí y me besa con ansiedad, yo le respondo solo que esta vez no cierro los ojos.

Vuelve a recostarme, mientras besa mi cuello y acaricia mis piernas “¿esto es lo que quiero?” pienso al ver como besa y lame mi vientre, mi respiración se agita un poco más, trato de no temblar, mas es imposible, sus manos acarician mis caderas y deslizan mis bragas hasta mas abajo de mis rodillas. En ese instante dilato mis pupilas y empiezo a respirar por la boca, ella baja su mano hasta mi húmedo e inexplorado sexo y masajea con furor mi hinchado clítoris – ahhh… - suelto un gemido al tocar su cabeza, ella levanta la vista y vuelve a besarme, solo que esta vez no le respondo de la misma manera, al parecer ella no lo nota y baja a mi cuello, mientras abre un poco más mis piernas “no… no puedo” pienso al dejar caer una lagrima y empujarla – ¡no! - digo al bajar del escritorio y subirme la braga, ella frunce el ceño para luego bajar la mirada “supongo que esta pensando el por qué de mi actitud” busco mi sostén y me lo pongo, ella camina hasta uno de los sillones y se sienta, mientras cubre su rostro con sus manos.

Me coloco mi blusa y bajo mi falda “lo siento… pero no puedo” pienso al tomar mi saco y abrir la puerta. Al salir Diane y María me miran pasmadas, como si vieran a un fantasma, me coloco el saco y limpio mis ojos – ¿está bien? – Preguntan ambas al unísono – eso… eso creo – digo con la mirada baja al caminar.

Entro a mi oficina y me siento en uno de los sillones – perdóname… perdóname Yulia… no pude – digo al sollozar y abrazar mis piernas – tengo… tengo miedo mi amor… - digo al mecerme – yo… yo quiero que mi primera vez sea maravillosa, con la persona indicada… pero a veces siento… a veces siento que solo nos une un fuerte deseo… - cubro mi rostro con mis manos y rompo en llanto – no sé que hacer… - digo al tratar de no llorar, sin embargo no puedo retener las lagrimas.
La quiero, pero no sé si este lista para hacer el amor con ella…

No sé si algún día este lista para hacer el amor con una mujer…

Continuará...

13 comentarios:

  1. esta geniallllll...............*O*
    me encanta esta historia, espero conti con muchas ansias T_T
    bye

    ResponderEliminar
  2. Gracias! a Akton por escribir tan buena historia y a Blacky por publicar y ser muy Blacky XD

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. oDIOSSSSSSSS kazi me da un MAL***TO infarto ahahahah CAZA ME MUERo jajaj mui buena blacky ezta genial siemplemente GENIAL sigan azi zaludozzzzzzzzzzz

    ResponderEliminar
  4. hola, gracias por escribir y subir esta historia, me encanta, con el primer capitulo casi me da un infarto cuando termino, y que alegria cuando vi ese otro capitulo, cada vez esta mas emocionante wue uno quiere seguir y seguir leyendo.

    bombom7805

    ResponderEliminar
  5. hola, gracias por escribir y subir esta historia, me encanta, con el primer capitulo casi me da un infarto cuando termino, y que alegria cuando vi ese otro capitulo, cada vez esta mas emocionante wue uno quiere seguir y seguir leyendo.

    bombom7805

    ResponderEliminar
  6. woooooooooooooooooooooooooooooowww increible este capitulo esper sigas asii es increible me encata esta historia espero la continuacion

    ResponderEliminar
  7. Brigida :(
    ahhhhhhhh si xd.. que me mata este estos dos capitulos....gracias !!!! Blacky-R y Akton por este fincs...xd Son unas genias y las amamos por todo esto que hacen posteando continuamente y dando a conocer gente tan linda y que escribe historias asì .....
    graciassssssssssss!!!!
    Brigida
    love&kiss

    ResponderEliminar
  8. Excelente historia Akton me encanta y Blacky gracias por publicarla aunque casi haces que me de un infarto XDDD. Déjame decirte que lo único que no me gusta es tener que esperar hasta el próximo jueves para leer el próximo capítulo, pero en fin que se le va hacer tendré que resignarme y esperar XDD.

    Besos a ambas y nuevamente felicitaciones por tan maravilloso trabajo.

    ResponderEliminar
  9. re pervertidas van 30 q les gusta esto xDD (io soe la 31 u.u) me fascina la historiaaaaaa felicitaciones

    ResponderEliminar
  10. :O orale k buenos capitulos enserio, wow me mori al final del primer capitulo pero cuando vi el otro ya pude respirar jejej excelente :D

    ResponderEliminar
  11. y yo que ya habia comenzado a gritar el tipico "noooo!!! no me pueden dejar asi" cuando termino el capitulo 9... oh! pero en verdad las ame mas que nunca cuando vi en 10 al correr hacia abajo ♥

    gracias por su trabajo!!! espero ansiosa la continuación

    ResponderEliminar
  12. Eso del infarto funciono muy bien jejeje. Muchas Gracias por compartir tan buena historia. Espero la conti

    ResponderEliminar

Agradecemos y nos hace feliz que te animes a comentar, por favor al manifestar tu opinión recuerda hacerlo con tolerancia, recordando que no todos pensamos igual. Las críticas deben ser constructivas, siempre en un marco de respeto.

Las administradoras del blog se reservan el derecho de borrar cualquier comentario que resulte ofensivo.

Al comentar recuerda que estás mejorando tu cutis y reafirmando tus glúteos ^^